• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Sondeos indican que el 65,4% apoya la causa independentista

Sondeos indican que el 65,4% apoya la causa independentista | Foto: EFE

Publicado 27 septiembre 2017

El analista Carlos Martínez sostuvo que el independentismo catalán se circunscribe al tema económico, social y político.

En entrevista para teleSUR, el analista internacional español Carlos Martínez indicó que en el caso hipotético de llevarse a cabo el referendo del 1 de octubre en Cataluña y ganar la opción independentista, los catalanes cambiarán su relación con España y no con el resto de Europa.

Martínez explicó que una de las demandas de los sectores independentistas catalanes es la distribución de los recursos fiscales por parte del Estado español que genera la región de Cataluña y que Madrid orienta hacia otras regiones del país.

De acuerdo al Gobierno catalán, Barcelona da más dinero a España del que recibe y que ha llevado a un "déficit presupuestario" en la región.

>> ¿Por qué el Estado español prohíbe el referendo catalán?

El analista sostuvo que el independentismo catalán no solo se sustenta en el tema económico “existen problemas de identidad” ya que más del 70 por ciento de los catalanes no se sienten españoles.  


El costo de la independencia

Analista coinciden al señalar que la independencia de Cataluña podría ser un problema más profundo para España, ya que los ingresos del territorio catalán representan el 19 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país, esto podría significar que la economía española se reduciría un 25 por ciento.

En torno a Europa, Carlos Martínez explicó que las autoridades catalanas han comunicado su intención de pertenecer a la Unión Europea (UE) y a la Organización del Atlántico Norte (OTAN) por lo que su relación con el resto del continente sería en apariencia normal.

De llevarse a cabo el referendo y se de inicio al proceso separatista, se pondría en marcha un gobierno de  transitoriedad que permitiría la creación de entidades de justicia, legislativas y de gobierno. Varias de las actuales instituciones catalanas se encuentran sujetas al poder de Madrid.

Cataluña debería abrir el diálogo con las entidades europeas y responder a las legislaciones que rigen en materia económica y de cooperación en el resto del continente.

Analistas han señalado que la independencia catalana  no sólo no tendrá costes económicos, sino que los catalanes mejorarían su nivel de vida.

Actualmente Cataluña no tiene moneda ni banco central. La Generalitat no tiene acceso a los mercados internacionales de financiación desde 2010 y hay inversores deseando vender sus bonos en el mercado secundario pero no hay nadie interesado en comprarlos.


No al referendo 

La negativa del Gobierno español de permitir la celebración de la consulta independentista el próximo 1 de octubre indica a los políticos y al pueblo catalán que apoya la independencia que el proceso de separación será traumático y complejo no solo con el Estado español sino con Europa.

>> España trata de "neutralizar" centros electorales en Cataluña

Para las naciones europeas que tienen un problema territorial, aceptar la independencia de Cataluña abriría la caja de Pandora,


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.