• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Mapa que muestra mosaico de placas tectónicas del planeta Tierra.

Mapa que muestra mosaico de placas tectónicas del planeta Tierra. | Foto: BBC

Publicado 24 febrero 2017

El movimiento ejercido por las placas tectónicas representa un proceso vital para que exista vida en nuestro planeta Tierra.

El metabolismo geológico de nuestro planeta, especialmente el dinamismo de sus placas tectónicas, es el proceso responsable de hacerlo habitable. 

Un artículo publicado por BBC Earth afirma que en caso de que el planeta estuviera inhabitado, aún así, la Tierra seguiría "viva", debido a que su núcleo líquido se mueve, generando un campo magnético que la envuelve.

>> ¿Cómo se hará la búsqueda de vida en los 7 planetas nuevos?

La superficie terrestre es un rompecabezas de placas del tamaño de continentes que se se rozan y chocan entre sí, generando poderosos procesos que forman montañas y transforman paisajes. El metabolismo geológico del planeta, especialmente el de sus placas tectónicas es también responsable de hacerlo habitable.

Si el planeta fuese una roca espacial fría, muerta e inerte, probablemente la vida como la conocemos no podría existir.

Movimiento de las Placas Tectónicas

Sobre la Tierra, las placas tectónicas se desplazan y se deslizan renovando constantemente su superficie. En las dorsales oceánicas el magma se eleva, formando una nueva corteza al separar dos placas.

Cuando dos placas se presionan entre sí, una sección de una puede quedar bajo la otra. Ese proceso puede cavar trincheras oceánicas profundas o inducir erupciones volcánicas.

>> ¿Qué sabemos del nuevo sistema solar que podría albergar vida?

Y a veces, como en los Himalayas, las placas continentales chocan entre sí y, al no tener otro destino, construyen montañas.

Proceso vital

El hecho de llevar carbono dentro y fuera del interior del planeta regula la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera, un gas con efecto invernadero y contaminante. Cuando se concentran grandes cantidades de este gas, la atmósfera atrapa mucho calor.

El ciclo de carbono, por lo tanto, actúa como un termostato global, regulándose a sí mismo cuando es necesario (aunque no toma en cuenta el exceso de dióxido de carbono que está causando el cambio climático por la actividad humana).

>> NASA descubre nuevo sistema solar con siete planetas similares a la Tierra

Por otro lado, un clima más cálido también genera más lluvia, lo que ayuda a extraer más dióxido de carbono fuera de la atmósfera.

La actividad tectónica también lleva rocas frescas a la superficie que, expuestas, son cruciales para las reacciones químicas que liberan minerales.

Las montañas, formadas de placas tectónicas, canalizan el aire hacia arriba, donde se enfría, se condensa y forma gotas de lluvia que ayudan a extraer a su vez el carbono de la atmósfera.

>> Planeta enano más próximo a la Tierra podría albergar vida

Luego están los volcanes. "La placas tectónicas ayudan a mantener el vulcanismo activo por mucho tiempo", afirma el geofísico de la Universidad de Penn State, EE.UU. Brad Foley, citado por BBC Earth
"Si el vulcanismo no devolviera el dióxido de carbón a la atmósfera, el planeta podría quedar muy frío", agrega Brad Foley.

Mantener un clima cálido es clave para un planeta habitable.

Las placas tectónicas son las responsables de llevar hasta el mar elementos que contienen las rocas como son el cobre, el zinc y el fósforo.

Hay pruebas que también sugieren que períodos de poca erosión -con menos nutrientes disponibles en el océano- coincidieron con eventos de extinción masiva.

Al desplazar continentes, las plazas tectónicas también podrían haber creado diversos habitats que impulsaron la evolución de la vida.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.