• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Imagen de Ceres tomada por la sonda

Imagen de Ceres tomada por la sonda 'Dawn'. | Foto: NASA

Publicado 17 febrero 2017

La sonda Dawn, de la NASA, encontró compuestos orgánicos en la superficie de Ceres, un planeta enano del cinturón de asteroides situado entre Marte y Júpiter.

Un equipo internacional de investigadores descubrió que el planeta enano Ceres contiene restos orgánicos alifáticos (compuestos químicos capaces de desarrollar vida) y determinaron que no proceden de fuera del asteroide.

Según el equipo de investigadores, liderado por María Cristina De Sanctis, del Instituto Nacional de Astrofísica de Roma (Italia), estos compuestos se formaron en el planeta porque si hubieran llegado a él tras chocar con algún objeto cósmico el calor extremo del impacto los habría destruido.

>> Enorme asteroide podría impactar la Tierra, alerta la NASA

Y es que, dado que Ceres alberga grandes cantidades de agua y todavía puede retener calor de su periodo de formación, es muy probable que estos compuestos orgánicos se desarrollaran en el interior de este cuerpo planetario, concluye el estudio que se publica en la revista Science.

Michael Küppers, del Centro de Astronomía Espacial de la Agencia Espacial Europea, resalta la importancia de este hallazgo en un artículo que acompaña al estudio. “Dado que Ceres es un planeta enano que aún puede conservar parte del calor interno generado durante su formación, e incluso tenga un océano subterráneo, esto abre la posibilidad de que pudieran haber aparecido formas de vida primitivas”, señala. El planeta enano se suma a Marte y varios satélites de Júpiter y Saturno que también podrían albergar vida, destaca.

>> Conoce seis catástrofes que pueden acabar con la humanidad

El hallazgo tiene implicaciones para la existencia de vida fuera del Sistema Solar, dice Guillermo Muñoz, del Centro de Astrobiología, cerca de Madrid. Él fue uno de los científicos que demostraron que los cometas contienen moléculas precursoras de proteínas, azúcares, e incluso del ADN. En opinión de Muñoz, los compuestos orgánicos en Ceres pudieron formarse por el impacto de la radiación en el hielo, o incluso en reacciones químicas en agua líquida hace millones de años. Estos procesos "se pueden extrapolar a otros Sistemas Solares", lo que multiplica las posibilidades de que las condiciones necesarias para la vida sean "universales", resalta.

 

teleSUR
Boletines
Recibe nuestros boletines de noticias directamente en tu bandeja de entrada

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.