• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El partido permitirá a los pocos disidentes votar a favor del juicio contra la mandataria.

El partido permitirá a los pocos disidentes votar a favor del juicio contra la mandataria. | Foto: Archivo

Publicado 6 abril 2016



El senador y jefe del PP, Ciro Nogueira, informó que de los 51 diputados de su partido, más de 40 decidieron continuar con el Gobierno de Dilma Rousseff.

El Partido Progresista (PP) de Brasil anunció este miércoles que permanecerá en la base de apoyo a la presidenta de ese país, Dilma Rousseff, quien enfrenta una campaña de desprestigio por parte de sectores opositores.

El mismo día en que la Cámara de Diputados decide si lleva o no a juicio a la dignataria, el presidente del PP, senador Ciro Nogueira, anunció que su partido continúa en el Gobierno y que orientará a sus legisladores a apoyar a Rousseff.

Nogueira señaló en rueda de prensa que aún cuando se tomó esta decisión permitirá que un grupo de disidentes dentro de su partido vote en contra en la mandataria.

>>Congreso de Brasil decidirá hoy sobre juicio contra Rousseff 

El dato: El PP es la tercera fuerza política con mayoría dentro del Parlamento brasileño. Cuenta con 57 representantes: 51 diputados y seis senadores en ejercicio.

El senador destacó que del número total de legisladores, más de 40 apoya la permanencia de Rousseff en el Gobierno, mientras que una pequeña minoría secunda la destitución de la jefa de Estado.

El PP realizó el pasado miércoles 30 de marzo una reunión de la Junta Nacional para decidir sobre su permanencia en el Gobierno, y cuando se hizo un estudio de la posición de los 57 miembros, la mayoría optó por seguir con la presidenta.

>>Parlamento nicaragüense expresa apoyo al Gobierno de Brasil

En contexto

Durante las últimas semanas, tres organizaciones políticas se han retirado de la coalición oficialista, entre ellos el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y el Partido Republicano Brasileño (PRB).

Este hecho se registra en medio de un plan emprendido por sectores de la derecha para difamar y desprestigiar al Gobierno de Dilma Rousseff.

Desde julio de 2015 el Congreso y la derecha nacional intentan enjuiciar a la jefa de Estado por el caso de corrupción en la estatal Petrobras.

Por ahora, el Congreso evalúa destituirla y en caso de que la acusación a Rousseff proceda, estiman separarla por 180 días de sus funciones mientras investigan. El exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, por su parte, también es investigado por el caso.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.