• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 4 abril 2016

Trabajadores metalúrgicos, junto al exmandatario brasileño Lula da Silva, rechazaron los ataques de la derecha contra la democracia.

El pueblo brasileño salió otra vez a las calles para manifestar su apoyo a la presidenta Dilma Rousseff, luego de que la defensa de la mandataria expuso ante la Cámara de Diputado los argumentos y pruebas que la desvinculan de los delitos que se le acusan. 

Luiz Inácio Lula da Silva, exmandatario brasileño y líder del Partido de los Trabajadores (PT), participa en el acto contra el golpe de Estado en el Sindicato de los Metalúrgicos de ABC, en la avenida Paulista de la ciudad de São Paulo.

Lula indicó que este martes irá a Brasilia y le transmitirá a la presidenta Rousseff que los trabajadores metalúrgicos no aceptarán un golpe de Estado.

"El día que se vote el juicio político nosotros tenemos que estar en la calle de este país", dijo.

Defensa de Rousseff expuso alegatos de su inocencia

El abogado de la presidenta Dilma Rousseff, José Eduardo Cardozo, expuso este lunes ante la comisión especial de la Cámara de Diputados que si no hay una acción dolosa, el juicio político es un golpe de Estado.

La Constitución de ese país establece que mientras no haya sentencia el presidente o presidenta no puede ir preso.

El abogado defensor señaló que el sistema de Gobierno de Brasil es el presidencialismo, en el que no existe el juicio político "a menos que sea una situación muy grave", un caso excepcional.

Cardozo resaltó que para que abrir un proceso de juicio político la Constitución indica que debe haber un crimen de responsabilidad del presidente que atente contra la Carta Magna. "Si no lo hay, un hecho de crimen, en el sistema de presidencialismo en un Estado democrático de derecho no se puede hacer un juicio político".

En este sentido, explicó que el texto constitucional deja claro que los actos que se toman como crímenes en torno al presidente, son actos cometidos por este directamente, es decir, que los crímenes administrativos no califican para un juicio político.

“Para que exista un crimen de responsabilidad hay que tipificar legalmente. No hay crimen sin previa ley o un antencedente legal, (por lo tanto esto) significa que el hecho de juicio político no se puede ejecutar sin ley previa”, detalló Cardozo.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.