• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los países progresistas coincidieron en el llamado a la unión frente a los golpes blandos.

Los países progresistas coincidieron en el llamado a la unión frente a los golpes blandos. | Foto: EmisorasUnidas

Publicado 30 septiembre 2015

Los líderes mundiales coincidieron en la ONU en temas neurálgicos como la lucha contra el cambio climático, integración latinoamericana, combatir el hambre y la pobreza.

Este año, las intervenciones de los líderes mundiales en el 70 periodo de sesiones de la Asamblea General de la Naciones Unidas (ONU), realizada en Nueva York, Estados Unidos (EE.UU.) se basaron fundamentalmente en la propuesta de medidas destinadas a la integración de los países emergentes ante los problemas actuales más preponderantes, entre ellos: el hambre, terrorismo y los efectos del cambio climático. 

Las naciones latinoamericanas, como Brasil, Argentina, Ecuador, Cuba, Bolivia y Venezuela, coincidieron además en el llamado a crear medidas socialistas para seguir en la lucha para acabar con el sistema capitalista dominante, que calificaron como responsable de la actual crisis económica y humanitaria global. 

Aporte de Brasil

La presidenta Dilma Rousseff dijo, durante su discurso ante los presidentes de Estados y Gobierno en el foro de desarrollo sostenible de la ONU, que los objetivos de la agenda 2015-2030 deben demostrar a la humanidad el camino común que se debe seguir para enfrentar el cambio climático y superar la pobreza. 


“Necesitamos una organización que sea capaz de promover la paz sostenible a nivel mundial”, exigió Dilma. 
 

Aseguró que Brasil ha hecho un esfuerzo enorme por reducir la emisión de gases de efecto invernadero, sin llegar a reducir la economía. Se comprometió a reducir un 27 por ciento más para el 2025 y 47 por ciento para el 2030. 

Sobre la lucha por el ambiente expresó que lograron la deforestación en Amazonas en 82 por ciento y que restablecerán 12 millones de hectáreas en los venideros 15 años. 

Aseguró que su nación quedó excluida del mapa mundial del hambre y que incrementarán su lucha para lograr que las políticas sean orientadas a la igualdad de género y al bienestar de los más desposeídos. 

Argentina responsabilizó a EE.UU de la crisis mundial

Durante su discurso en la ONU, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, recordó que la crisis económica mundial comenzó en los Estados Unidos (EE.UU.) en el 2008. 

“La crisis empezó aquí en el corazón de las finanzas mundiales (EE.UU.) y finalmente explotó en el 2008 (...) en el 2009 fue la caída mundial de la economía (...) en el 2010 se transfirió la crisis a la zona de euro”, explicó Fernández.

Recordó que pese a los ataques de los fondos buitre hace diez años, Argentina pagó la deuda externa y se situó en medio de los países emergentes. 

“Los que están acostumbrados a dominar deberían ceder a sus aspiraciones, para que a través de estos realmente pueda venir un cambio real para el mundo”, dijo Cristina. 

“En 2005 se decidió pagar la totalidad de la deuda al Fondo Monetaria Internacional, a partir de allí la Argentina empezó a crecer y se embarcó en los países de economías emergentes”, afirmó. 

La mandataria también exhortó a las potencias mundiales a incluir a la mujer en las decisiones políticas de envergadura y llamó a los líderes de Estados a interceder por los más perjudicados del sistema capitalista. 

En ese sentido, indicó que el uno por ciento de la población concentra el 50 por ciento de la riqueza en el mundo. “¿Cuánto tiempo puede sostenerse un mundo con tanta inequidad?”. La jefa de Estado argentina instó a que cada país permita canales de desarrollo y producción para que los más vulnerables puedan crecer a la par de sus necesidades. 

Ecuador llamó a la equidad y redistribución justa de la riqueza

El presidente Rafael Correa también alzó su voz en la ONU para abogar por los más necesitados. Emplazó a las naciones más poderosas a ejercer una mejor y más justa redistribución de la riqueza en aras de reivindicar a los históricamente excluidos. 

Durante su participación en el Foro de Desarrollo Sostenible, enmarcado en la Cumbre sobre la Agenda post-2015 de la ONU, el mandatario ecuatoriano consideró que actualmente el imperativo moral de la humanidad es acabar con la pobreza, un flagelo que “por primera vez en la historia no es fruto de escasez de recursos, sino de sistemas perversos excluyentes”.

Asimismo, Correa añadió que la mejor estrategia para reducir la pobreza es acabar a su vez con las distancias sociales, económicas, territoriales, ambientales, y culturales; por lo que celebró que los objetivos 2015-2030 enfaticen metas con este fin.

Necesitamos que los países centrales dediquen menos tiempo a diagnosticar nuestro subdesarrollo y más tiempo a cuestionar su propio modelo de desarrollo, instó Correa. 

Correa también pidió por una “justicia ambiental” para resolver el problema del cambio climático. El mandatario ecuatoriano criticó que las naciones más contaminantes no se responsabilicen de sus acciones.

“Si los países pobres fuéramos los contaminantes, nos habrían hasta invadido” para exigir una compensación. Indicó también que el acceso a la ciencia y a la tecnología es indispensable para que los países en desarrollo puedan enfrentar el cambio climático.

Venezuela criticó la desigualdad “como la madre de todas las miserias”

El presidente Nicolás Maduro abrió su discurso con la explicación de cómo la desigualdad ha generado una sociedad excluyente y neoliberal que responde a intereses de imperios y potencias occidentales. 

Citó el ejemplo del papa Francisco, quien durante su gira por América llamó a tender la mano a los más urgidos y a acabar con el individualismo. 

Aquí-→ Maduro pide geopolítica que respete la soberanía de los pueblos.

Maduro también reflexionó sobre la crisis humanitaria de los miles de refugiados que llegan a Europa, huyendo de los conflictos bélicos del Medio Oriente y África del Norte, por lo que pidió coordinar ideas internacionales para obtener un desarrollo más humano, que ataque el origen de esta situación. 

Pidió a la ONU trabajar más para detener en las naciones beligerantes el negocio de las guerras y de la muerte. Para esto, planteó promover una “nueva alianza antiterrorista que construya la paz profunda adentro de los pueblos que han sido destruidos”.

Además, se fijó como meta establecer una nueva agenda para construir un mundo de igualdad, “que borre las inequidades que causan todas las miserias del planeta”, dijo.  

El jefe de Estado venezolano aprovechó para expresar su descontento por las guerras que ha promovido Estados Unidos en Irak, Afganistán y Siria. “Después de estas guerras, ¿hay un Irak más sano, hay un Afganistán mejor?", exclamó. 

“Yo me pregunto si los países que tienen poder piensan en el desarrollo para África, Afganistán y Siria; o si sólo piensan en multiplicar las bombas nucleares” , expresó Maduro.

De igual manera, enfatizó que los conflictos armados sólo han logrado dejar terror, división y dolor en el mundo. “Nadie se hizo responsable de esa cantidad de niños y niñas que murieron”, apuntó Maduro.

Reiteró también la diplomacia de paz e integración que ha llevado adelante con Guyana para resolver el diferendo territorial por el Esequibo; y con Colombia para la construcción de una nueva frontera más justa y humana, libre de paramilitarismo y narcotráfico. 

Cuba exigió el cese del bloqueo de EE.UU.

Otro país que condenó la política dominante y capitalista de Estados Unidos fue Cuba. Por la justa e histórica razón del bloqueo económico que sostiene esta nación contra la Mayor de las Antillas. 

El presidente Raúl Castro exigió una vez más, pero esta vez en el podio de la ONU, el fin del bloqueo estadounidense contra su país que ha generado graves daños financieros. También exigió la devolución del territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo, para que pueda lograrse de manera definitiva la normalización de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones. 

 

El jefe de Estado condenó la guerra y la violación de los derechos humanos por parte de las naciones dominantes. 

“No es posible que diariamente unos 17 mil niños mueran de enfermedades curables, mientras que en todo el mundo el gasto militar supera los 1.7 millones de millones de dólares”, condenó Castro. 

El presidente cubano destacó la labor de su país para disminuir la tasa de mortalidad materna y pidió generar políticas mundiales que resalten el papel de la mujer en la sociedad. 

El presidente cubano reafirmó ante la Asamblea General de la ONU su respaldo absoluto a los Gobiernos progresistas de América Latina y el Caribe frente a los continuos ataques de la ultraderecha internacional.

También condenó los golpes blandos contra Venezuela y Ecuador. 

“Venezuela contará siempre con el apoyo de Cuba ante los intentos desestabilizadores de destruir la obra de Hugo Chávez Frías y continuada por el presidente Nicolás Maduro Moros”, dijo el mandatario Raúl Castro en referencia a los ataques económicos y mediáticos que ha recibido esa nación.

Asimismo, manifestó su respaldo a la Revolución Ciudadana que preside su par Rafael Correa en Ecuador, así como la lucha incansable de Argentina contra los denominados fondos buitre y su derecho sobre las Islas Malvinas, ocupadas por el Reino Unido desde 1833. 

Por otro lado, el mandatario condenó la invasión colonial que vive Puerto Rico por parte de Estados Unidos, acción que ha privado a los puertorriqueños de su independencia y soberanía desde hace más de 100 años. 

Bolivia denunció que el capitalismo es un modelo fallido

El presidente de Bolivia, Evo Morales, reiteró durante su intervención en el 70 periodo de sesiones en la ONU que “el capitalismo ha fracasado, porque es un modelo fallido”.

A su juicio el capitalismo “no es la solución para la vida y menos para la humanidad” asimismo añadió que “este nuevo milenio debe ser el milenio de los pueblos no de las monarquías. No estamos en tiempos de oligarquías y menos de oligarquías financieras, como lo estamos viviendo en estos momentos”. 

Morales propuso una transformación profunda de la ONU. El jefe de Estado boliviano aseveró que “no habrá paz si no hay justicia social”, por lo que llamó a los Gobiernos a sumar mayores esfuerzos para garantizar mayor estabilidad y tranquilidad en todo el mundo.

“La guerra es el mejor negocio del capitalismo”, dijo Evo.
 

Sobre la defensa del medio ambiente, insistió en que los recursos naturales “jamás pueden ser de los extranjeros y las transnacionales”, al tiempo en que propuso crear la ciudadanía universal tanto para las economías y el crecimiento de la humanidad.

Bolivia también se unió al llamado de paz internacional. Evo dijo que está dispuesto a entablar un diálogo amistoso con Chile por lograr la justa salida soberana al mar. Saludó la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, pero bajo la perspectiva de la unión latinoamericana. 

Morales enfatizó que América Latina sin la dominación del imperio sería un modelo de continente. 

Unidad latinoamericana

Las intervenciones de los mandatarios latinoamericanos denotan unidad de criterios de las políticas de izquierda que se preocupan siempre por los más necesitas, quienes heredan la crisis arrojada del sistema capitalista mundial.

La lucha e ideología de estos líderes mundiales latinoamericanos se vió reforzada por países como Rusia y China quienes convergen en la necesidad de reformar la ONU para que sea capaz de acabar con el terrorismo en Siria, Yemen e Irak, así como acabar con el dominio israelí en Palestina. 

Vea- EE.UU. debilita autoridad de la ONU con acciones en Siria

Por su parte Obama pese a que llamó a las naciones a preocuparse por aportar más al desarrollo humanitario, ostentó de dirigir el Ejército más poderoso del mundo y dijo que no vacilaría en usar la fuerza si fuera necesario defender a su país o a sus aliados. Esto, mientas Latinoamérica pedía de manera unísona el llamado a la paz internacional y el cese a la guerra. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.