• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El pueblo portugués ha realizado numerosas movilizaciones en rechazo a las políticas de austeridad del Gobierno.

El pueblo portugués ha realizado numerosas movilizaciones en rechazo a las políticas de austeridad del Gobierno. | Foto: librered.net | Foto Referencial

Publicado 1 octubre 2015

El electorado portugués decidirá si el país mantiene la vía impuesta por la troika y continúa con el plan de recortes sociales o sigue el ejemplo griego de enfrentarse a las políticas económicas neoliberales. 

El signo que antecede a las elecciones portuguesas de este domingo 4 de octubre parece ser la indecisión.  A pesar de que los últimos sondeos apuntan a una victoria de la coalición conservadora formada por el Partido Social Demócrata (PSD), de centroderecha, y el Centro Democrático Social (CDS), de derecha, bajo la conducción del primer ministro Pedro Passos Coelho, existe un alto porcentaje de personas que desconfían del sistema electoral y los partidos políticos del país. 

Según la última encuesta publicada por el diario luso Público, más del 20 % del electorado se mantiene indeciso. En el  sondeo de opinión de la televisión estatal RTP, en tanto, el número de votantes que todavía no sabe en quién depositará su confianza alcanza el 27 %. Otro 8% no responde sobre sus intenciones de voto, por lo que los electores que todavía no han tomado una decisión podrían ser el 35 %.

Las encuestas han señalado que la coalición conservadora tendría entre 35,5 % y 40,3 % de los votos, por delante del Partido Socialista que obtendría entre 31,8 % y 36%.  Se espera que al menos un 10 por ciento de los votantes votará nulo, lo que, según analistas, evidencia la falta de credibilidad de los partidos políticos y el sistema electoral. 

El crecimiento del Bloque de Izquierda, iniciativa social, y en conjunto con el Partido Comunista, pueden ser pieza clave para la conformación de un Ejecutivo que cambie el rumbo político del país con la entrada en el Gobierno de fuerzas de izquierdas que frenen las medidas de austeridad que aún prevalecen tras las exigencias de la troika de acreedores internacionales. 

​Portugal y la troika de acreedores

A su llegada al gobierno de Portugal, el actual primer ministro Pedro Passos Coelho se encargó de llevar adelante el programa de recortes propuesto por la troika (Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional),  que implicaba el  alza de impuestos y reducción de salarios, con disminución del gasto público y aumento de las privatizaciones.

Para el 2014 los indicadores económicos del país presentaron una mejoría y llevaron a Portugal a superar la crisis. Esta situación es uno de los principales argumentos usados por el actual Primer Ministro en la campaña electoral. 

Sin embargo, en la actualidad uno de cada cinco portugueses vive bajo el umbral de la pobreza, con un ingreso menor a 5.000 euros anuales. Estudios independientes han señalado que, en Portugal, alrededor de 3 millones de personas se encuentra en riesgo de pobreza, al tiempo que ese país presenta el mayor nivel de exclusión social entre los siete miembros de la Unión Europea más afectados por la crisis, incluso más que Grecia.

Enterate -→ La Europa del 2020
 

En Contexto

En Portugal los recortes de la troika europea comenzaron a ser aprobados en 2010 y llevaron a la dimisión del  entonces primer ministro, el socialista José Sócrates. El monto del “rescate” solicitado fue de 78 mil millones de euros 
El Primer ministro de Portugal ha seguido fielmente el programa de recortes durante tres años y ha conducido al país a una leve mejoría económica. Sin embargo, la coalición del Ejecutivo ha señalado que profundizarán el plan de austeridad. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.