• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En el sínodo no se tomarán decisiones, pero se enviará una encuesta a todos los episcopados del mundo. (Foto: Reuters)

En el sínodo no se tomarán decisiones, pero se enviará una encuesta a todos los episcopados del mundo. (Foto: Reuters) | Foto: Reuters

Publicado 5 octubre 2014

En la Asamblea se discutirán temas como el matrimonio homosexual, las parejas de hecho, el divorcio, también sobre el aborto, las relaciones fuera del matrimonio y la violencia familiar.

El papa Francisco inició este domingo, en la basílica de San Pedro, la III Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de Obispos sobre la Familia, donde más de 300 prelados, entre cardenales y arzobispos de todos los continentes, debatirán los retos de la familia moderna y abordarán temas tabúes de la iglesia.

Durante 15 días se discutirá, a puerta cerrada, temas como el matrimonio homosexual, las parejas de hecho, el divorcio y la comunión para los divorciados que se vuelven a casar, también sobre el aborto, las relaciones fuera del matrimonio.

Otros asuntos a discutir serán la violencia doméstica, los abusos a menores en el seno de la familia, inmigración, globalización y los distintos tipos de pobreza.

Con una misa solemne el papa inauguró la primera asamblea extraordinaria de obispos de su pontificado, "La asambleas no sirven para discutir ideas brillantes y originales, o para ver quién es más inteligente (...) En este caso el Señor nos pide que cuidemos de la familia", advirtió Francisco.

El encuentro finalizará el domingo 19 de octubre con la beatificación del papa Pablo VI, quien, además de concluir el decisivo Concilio Vaticano II, instituyó el Sínodo de Obispos.

La víspera, durante una velada de oración en la plaza de San Pedro, el papa pidió que "escuchen el grito del pueblo de Dios" y se unten con las distintas realidades que afectan a los católicos ante la evolución de la familia.

"Debemos escuchar lo que gritan los hombres de nuestro tiempo, y hacer nuestras las tristezas y las esperanzas", dijo.

Después del sínodo extraordinario, en que no se tomarán decisiones, el papa ha programado para 2015 un sínodo ordinario, al término del cual la Iglesia católica podría adoptar medidas específicas. Sin embargo, al finalizar el encuentro se aprobará un documento final, que será enviado a las conferencias episcopales con un cuestionario, un método nuevo que suscita resistencias internas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.