• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los ancianos son fundamentales para las sociedades, aseveró el Papa Francisco. (Foto: Reuters)

Los ancianos son fundamentales para las sociedades, aseveró el Papa Francisco. (Foto: Reuters) | Foto: Reuters

Publicado 28 septiembre 2014

El papa Francisco celebró este domingo la Fiesta de los Abuelos, donde mostró su preocupación por las personas mayores y señaló que "descartar a los ancianos es una eutanasia escondida".

El papa Francisco hizo un llamado este domingo a preocuparse más por los ancianos, a garantizar un equilibrio fecundo entre generaciones y a evitar lo que llamó “política de descarte de personas de avanzada edad”.

El Vaticano celebró la llamada "Fiesta de los Abuelos" con una ceremonia en la Plaza de San Pedro que comenzó a las 08H30 hora local (06H30 GMT) con el testimonio de varias familias y un discurso del papa, que prosiguió con una misa.

Ante unos 40 mil abuelos, el Sumo Pontífice denunció que descartar a los ancianos es una "eutanasia escondida". Francisco dijo que tal política de descarte es fruto de un sistema económico, en cuyo centro no esta la persona humana, sino el dinero.

"¡Cuántas veces se descarta a los ancianos con actitudes de abandono que son una verdadera eutanasia escondida!", sentenció Francisco.

El papa también pidió que las residencias para los ancianos, "sean verdaderos hogares y no prisiones" y que "sean para los ancianos y no para los intereses de otras personas (...) No debe haber institutos donde los ancianos vivan olvidados, escondidos y descuidados".

Para el Sumo Pontífice "un pueblo que no protege a sus abuelos y no les trata bien es un pueblo que no tiene futuro. No tiene futuro porque pierde la memoria y se separa de sus raíces".

Transmitir experiencias

Durante la celebración de la Fiesta del abuelo, Francisco exhortó además a aprovechar la experiencia de las personas mayores para transmitirla a los jóvenes.

“Si no se recupera el encuentro, si no se logra un nuevo equilibrio fecundo entre las generaciones, se llega a un grave empobrecimiento del pueblo”, estimó.

En la ceremonia, que estuvo amenizada por cantantes como el tenor Andrea Bocelli, Massimo Ranieri y Claudio Baglioni, estuvo presente el papa emérito Benedicto XVI.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.