• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El fiscal general Pablo Sánchez ofreció total apoyo de su oficina a la investigación.

El fiscal general Pablo Sánchez ofreció total apoyo de su oficina a la investigación. | Foto: EFE

Publicado 5 mayo 2017

Un caso anteriormente archivado que implica al expresidente con torturas y desapariciones será reabierto luego de que surgieran nuevos testigos para dar cuenta de los crímenes.

La fiscal Edith Chamorro, de la Primera Fiscalía Supraprovincial Especializada en Delitos de Terrorismo y Derechos Humanos, decidió reactivar una investigación sobre ejecuciones extrajudiciales que implican al expresidente Ollanta Humala (2011 - 2016).

En un comunicado oficial de este viernes, la Fiscalía dio a conocer que la decisión está motivada por la aparición reciente de dos nuevos testigos, que "constituye elementos suficientes para iniciar una nueva investigación, la misma que buscará establecer a los responsables de dichos asesinatos”, declaró Chamorro.

El delito investigado es la posible tortura, ejecución extrajudicial y desaparición de varias personas durante los años 90 en la localidad de Madre Mía, una zona rural en medio de la región amazónica de San Martín. Allí Humala fue capitán del Ejército cuando se cometieron estos crímenes.

Las víctimas eran acusadas de terrorismo. Tres de ellas son la pareja Natividad Ávila Rivera y Benigno Sulca Castro; y el hermano de Natividad, Jorge Ávila, quien sobrevivió a las torturas. Este último había denunciado a Humala por la desaparición de su hermana y las torturas en su contra en 1992, pero el pasado 26 de abril declaró que retractó la acusación tras recibir 4.500 dólares durante la primera campaña electoral de Humala en 2006.

Debido a esto el caso fue archivado en 2009 hasta ahora, cuando un equipo periodístico publicó varios informes con nuevos testigos en el mismo caso.

Humala ha negado rotundamente las acusaciones así como cualquier pago hecho a Ávila. Para el expresidente, el caso ya fue investigado y “es cosa juzgada”. Simultáneamente es investigado por un proceso abierto contra su esposa, Nadine Heredia, a quien se le acusa de lavado de activos durante las campañas electorales de su esposo con el Partido Nacionalista.

>> Derogan en Perú ley que castiga crímenes contra minorías


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.