• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El impase entre Obama y Duterte cambian las relaciones bilaterales

El impase entre Obama y Duterte cambian las relaciones bilaterales | Foto: EFE

Publicado 6 septiembre 2016

Los comentarios ofensivos del presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte contra el mandatario de Estados Unidos, Barack Obama han desatado un impase diplomático entre ambos países anteriormente considerados aliados.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte y su par estadounidense, Barack Obama, habían anunciado un encuentro para el próximo miércoles con el fin de revisar sus relaciones bilaterales.

La reunión se llevaría  a cabo en el  marco  de la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en el país de Laos.

Sin embargo, este martes 5 de septiembre Duterte llamó "hijo de puta" a Obama, por lo que el jefe del Ejecutivo estadounidense decidió cancelar el encuentro. 

El impase dejó al descubierto las diferencias existentes entre Filipinas y Estados Unidos tras la llegada del nuevo Gobierno en junio.

50 años de invasión


Filipinas pasó de 300 años de colonia española  a 50 de control estadounidense, la Ocupación de Filipinas por parte de EE.UU. (1898-1946) comenzó tras la adquisición del Archipiélago por parte de los Estados Unidos, país que lo compró a España tras el desenlace de la Guerra hispano-estadounidense.

Las fuerzas estadounidenses perdieron la guerra de liberación en el año de 1935 llevando a la creación, ese mismo año, del Estado Libre Asociado de Filipinas y tras la ocupación japonesa de las Filipinas durante la Segunda Guerra Mundial se produce la independencia del país el 4 de julio de 1946.

Con el inició de la guerra fría entre Estados Unidos y la extinta Unión Soviética, Washington vio al archipiélago de filipinas como un aliado para hacer frente a las supuestas amenazas de Moscú.

La presencia de Estados Unidos en Filipinas se hizo evidente en la década de los 80 y 90 del siglo pasado. La  base de  Subic Bay era entonces la mayor base naval estadounidense del mundo, y la base aérea, Clark Field, era solo un poco más pequeña.

A comienzos de los años 90, EE.UU. clausuró sus bases ya que fueron pensadas para contener la expansión soviética y China. La URSS desapareció y China no representaba ninguna amenaza real para la nación estadounidense.

Con la salida de los militares de Estados Unidos, el país asiático perdió una de sus principales fuentes de ingresos.

Nueva relación Filipinas EE.UU.


Las recientes declaraciones del presidente filipino Rodrigo Duterte contra Barack Obama es otro episodio de los impases diplomáticos entre ambas naciones, además, el pasado 9 de agosto, Duterte llamó “gay” al embajador estadounidense en Manila, Philip Goldberg, tras lo que EE.UU. convocó al jefe de la misión diplomática de Filipinas en Washington, Patrick Chuasoto, para pedirle explicaciones sobre los comentarios inapropiados del mandatario filipino.

Duterte había anunciado  que estaría dispuesto a discutir cualquier problema con Barack Obama cuando se encuentren en Laos, pero advirtió que el presidente de EE.UU. debe escucharle antes de tratar cualquier cuestión sobre derechos humanos. Estados Unidos y la ONU han criticado duramente la campaña antidroga adelantada por el mandatario. 

>> Rodrigo Duterte amenaza con sacar a Filipinas de la ONU

La campaña electoral del hoy líder filipino prometió acabar con el problema de la droga en sus primeros seis meses de mandato y desde entonces ha instado en numerosas ocasiones a la Policía y los ciudadanos a matar a narcotraficantes y drogadictos.

Según medios internacionales desde el 1 de julio y al 31 de agosto, 929 personas han muerto en operaciones policiales y mil 507 en ejecuciones extrajudiciales relacionadas a la agenda antidroga de Duterte.

El insulto del mandatario filipino a Obama se da en medio de las críticas internacionales a la política antidrogas filipinas, para el gobierno asiático las amenazas y declaraciones de Barack Obama son vistas coma una señal de injerencia.

Nosotros ya no somos colonia de Estados Unidos ¿Quién es este hombre? Mi único dueño es el pueblo filipino”, esta fue la repuesta de Rodrigo Duterte del pasado 5 de septiembre a las críticas de su homólogo  estadounidense.

>> Presidente de Filipinas: No me importan los Derechos Humanos

La postura de Rodrigo Duterte ante Estados Unidos marca un hito en los gobiernos filipinos complacientes a las imposiciones y presiones de Washington quienes veían al archipiélago como una colonia 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.