• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Alrededor de 20.000 rohinyás que intentan huir de los enfrentamientos están atrapados en tierra de nadie en la frontera.

Alrededor de 20.000 rohinyás que intentan huir de los enfrentamientos están atrapados en tierra de nadie en la frontera. | Foto: Reuters

Publicado 1 septiembre 2017

Según fuentes oficiales, esta cifra incluye  370 militantes rohinyá, 13 agentes de seguridad, dos funcionarios  y 14 civiles.

Casi 400 personas murieron en los combates que sacudieron el noroeste de Myanmar, la antigua Birmania, durante la última semana, según nuevos datos oficiales que apuntan al brote más letal de violencia que afectó a la minoría musulmana rohinyá en décadas.

Esta cifra incluye a unos 370 terroristas rohinyás, 13 agentes de seguridad, dos funcionarios  y 14 civiles, según fuentes oficiales. 

Por su parte, representantes de la Organización de Naciones Unidas (ONU) estiman que unas 38.000 personas cruzaron de Birmania a Bangladés en la última semana de agosto, después de que los rohinyás atacaran una treintena de puestos policiales y militares.

Birmania, una nación mayoritariamente budista, deniega ciudadanía y derechos civiles a los rohinyás y mantiene marginalizada a esta comunidad musulmana de unos 1,1 millones de personas, alegando que son inmigrantes ilegales del vecino Bangladés.

En 2012 la violencia interétnica en Sittwe, capital de Rakáin, se saldó con unos 200 muertos y provocó el desplazamiento de casi 140.000 personas, en su mayoría rohinyás.

Los combates suponen una escalada dramática de un conflicto latente desde octubre, cuando ataques similares, pero mucho más pequeños, de los rohinyá contra puestos de la seguridad provocaron una brutal respuesta militar criticada por presuntas violaciones de derechos humanos.

A finales de agosto, el Gobierno de Birmania declaró terrorista al Ejército para la Salvación Rohinyá de Arakán (ARSA, por su sigla en inglés) y afirmó que busca crear una república islámica.

El grupo rohinyá, que niega tener vínculos con el yihadismo transnacional, respondió que ejerce legítima defensa en un intento de salvar a la comunidad rohinyá de Arakán del "terrorismo de Estado". 

Alrededor de 20.000 rohinyás que intentan huir están atrapados en tierra de nadie en la frontera, dijeron las fuentes de la ONU, mientras los trabajadores humanitarios en Bangladés luchan para aliviar las penurias que sufren los miles de hambrientos y traumatizados recién llegados. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.