• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Miles de civiles indefensos, incluidos mujeres, niños y ancianos del estado de Rakhine, se han congregado cerca de la frontera y hecho intentos de cruzar a Bangladesh.

Miles de civiles indefensos, incluidos mujeres, niños y ancianos del estado de Rakhine, se han congregado cerca de la frontera y hecho intentos de cruzar a Bangladesh. | Foto: EFE

Publicado 28 agosto 2017

El Gobierno de Dacca se resiste a aceptar nuevos refugiados y las fuerzas de seguridad, desplegadas en la frontera, han expulsado en los últimos días a al menos 511 rohinyás.

Más de 3.000 rohinyás han huido a Bangladesh desde el resurgimiento de la violencia en Birmania que desde el pasado viernes se ha cobrado la vida de un centenar de personas, informó este lunes a Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

"Debido al flujo natural de gente en movimiento, las cifras están cambiando. Muchos de los recién llegados son mujeres y niños, incluidos algunos que no vienen acompañados", expresó a EFE Joseph Surjamoni Tripura, portavoz del organismo de Naciones Unidas en Bangladesh. 

El Gobierno de Dacca se resiste a aceptar nuevos refugiados y las fuerzas de seguridad, desplegadas en la frontera, han expulsado en los últimos días a al menos 511 rohinyás.

Foto: EFE

Desde el pasado viernes en el oeste de Birmania (Myanmar) se han registrado una serie de ataques y ha obligado a que sus habitantes escapen hacia Bangladesh a través del río Naf.

El Ministerio de Exteriores bangladesí manifestó en un comunicado su "preocupación por las pérdidas de vidas humanas en los ataques" y advirtió del agravamiento de la crisis en la frontera.

"Miles de civiles indefensos, incluidos mujeres, niños y ancianos del estado de Rakhine, se han congregado cerca de la frontera y hecho intentos de cruzar a Bangladesh", aseguró Exteriores.

Foto: EFE

La milicia Ejército de Salvación Arakan Rohingya (ESAR) asumió la responsabilidad por los ataques a más de 25 puestos de control y admitió que fueron en defensa de comunidades musulmanas rohinyá que habían sufrido abusos a manos de las fuerzas del gobierno.

Grupos de derechos humanos acusaron al Ejército de matanzas, violaciones, incendios de viviendas y otros abusos. La Organización de Naciones Unidas (ONU) condenó los ataques y pidió a todas las partes solucionar el conflicto de manera pacífica por la vía del diálogo.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.