• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 11 marzo 2016

El nuevo sistema cambiario supera a un simple anuncio de cambio, puesto que ahora se permitirá la participación del sector privado y para garantizar el aumento en la producción de divisas.

El nuevo sistema cambiario que entró en vigencia este 10 de marzo, es apenas uno de los nuevos sistemas de captación, creación, inversión y administración de divisas del país, lo que significa que la política cambiaria tal y como está concebida en esta etapa de dinamización y diversificación del aparato productivo del país no se limita a un cuestión nominal.

El vicepresidente para el área Económica, Miguel Pérez Abad, explicó que este nuevo sistema cambiario busca captar y administrar la divisas del país, trascendiendo la convención de cambio del viejo sistema para "instrumentar el desarrollo de las capacidades productivas e impulsar la economía real del país".

>> Venezuela lanzará nueva plataforma para sistema cambiario Dicom

Pérez Abad indicó que este sistema ha sido diseñado de abajo hacia arriba y tiene dos elementos fundamentales: uno de ellos la protección social del pueblo, que cubre el llamado Plan 50 que son los rubros esenciales para la vida (farmacia, alimentación, entre otros); y el tiempo de cambio flotante, el Dicom, y que básicamente permite responder a los impulsos del mercado.

"Permite reconocer la existencia de un mercado y entrar por la vía de la flotación a construir los equilibrios en la tasa de cambio que reconozca también las capacidades productivas, los instrumentos de competitividad, la posibilidad de que el país pueda realmente impulsar un área exportadora de manera muy eficiente", agregó.

Según el vicepresidente, esta nueva tasa de cambio flotante se diferencia del levantamiento del control cambiario, porque anteriormente el Estado era el único generador de divisas, siendo la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) la única empresa exportadora, lo que hacía que sobre el Estado recayera, incluso, la responsabilidad de administración de divisas para el funcionamiento de la nación; mientras que ahora se permite que tanto el sector privado como el público participen del juego del mercado.

Así, este sistema es "mucho más abierto, mucho más flexible", lo que garantiza una mayor captación de divisas para que la economía pueda funcionar mucho más eficiente y reactivar la economía real. "Esto es muy importante, es un sistema diseñado para detonar las capacidades productivas del país, cuidando y custodiando de manera muy eficiente los avances que durante 17 años ha logrado la Revolución Bolivariana".

"Lograr un tipo de cambio estable y competitivo es fundamental para garantizar las rentabilidades del sector privado nacional y para que podamos mantener el poder de compra que tiene el mercado venezolano, que es uno de los más importantes de la región, y poder de esta manera mantener la economía nacional en marcha", agregó.

El vicepresidente informó que el indicador de riesgo-país cayó en 119 puntos, un 4 por ciento, una vez anunciado el nuevo sistema, y estima que este índice siga bajando. Esto indica que el país está logrando aumentar su posición de seguridad en el mercado internacional.

Así pues, Abad señaló que mientras unos tienen una percepción errada de que el país se encuentra bloqueado, otros inversionistas están interesados en invertir en el país, lo que terminará echando por tierra los augurios de muchos economistas-políticos de que el mercado venezolano no es confiable.

>> Maduro activa el motor industrial para la economía productiva

De manera concreta, se estima que se trance alrededor de unos 13 mil millones de dólares este año; y tales esperanzas están fundamentadas sobre el hecho de que ya no es el Estado el único ente generador de divisas, sino el sector privado, los inversionistas internacionales y los tenedores cuentarrientistas.

Con respecto al sistema paralelo, Pérez Abad no le vaticina mucho tiempo de vida, porque incluso todo el país económico, tanto el sector privado como el público, no reconocen un sistema que ha "perforado los sistemas de distribución y de fijación de precios". Así pues, una vez se empiece a regularizar el uso de divisas flotantes, aunque el dólar paralelo suba a 4 mil bolívares, este no determinará el precio de los bienes, ejemplificó.

Por último, remarcó que este sistema está fundamentado sobre actores de la economía reales, con rostro y ubicación territorial, lo que permitirá tener un mayor control de a quién, a dónde y qué se realiza con las divisas otorgadas, gracias a que la nueva Agenda Económica Bolivariana está fundamentada sobre bases de datos mucho más detallados de las capacidades productivas del país y su capacidad de exportación.

"Lo verdaderamente importante es que la mayoría del país productivo está dialogando, generando propuestas y obteniendo resultados. Algunos se van a quedar en el ámbito solo de la crítica y otros estamos comprometidos en avanzar", reflexionó. 

>> En claves: Conozca el nuevo sistema cambiario en Venezuela

Sobre la capacidad que tiene Venezuela para honrar sus compromisos de pago de deuda externa, informó que en los últimos meses han cancelado más de 30 mil millones de dólares y que lo importante no es solo la capacidad de pago, sino el respeto a la palabra y a lo que un Estado debe hacer al asumir esos compromisos.

Aseguró que como dijo el presidente Nicolás Maduro ese compromiso se seguirá manteniendo y lo que están planteando ahora es cómo mejorar el desempeño de la economía para lograr mejores flujos, nuevos programas de inversión como parte de la Agenda Económica Bolivariana. 

El gran reto para Venezuela en los próximos años es consolidar una economía productiva para generar productos exportables, concluyó.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.