• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El jefe de Estado asegura que este jueves será "un día de dura prueba, pero de oportunidades" para el país, porque el resultado podría dejar atrás "esas prácticas del pasado" que "nunca construyen nada, solo destruyen".

El jefe de Estado asegura que este jueves será "un día de dura prueba, pero de oportunidades" para el país, porque el resultado podría dejar atrás "esas prácticas del pasado" que "nunca construyen nada, solo destruyen". | Foto: elcomercio

Publicado 13 agosto 2015

El presidente de Ecuador alertó que la derecha tratará de “generar violencia” ante el revés del paro nacional convocado para este jueves.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, informó a través de su cuenta en Twitter que ante el paro nacional convocado por la derecha de esa nación surmaericana para este jueves, los ecuatorianos están “trabajando con más fervor que nunca” y denunció que frente al fracaso de la convocatoria acuden al cierre de vías.

El mandatario aseguró que en Ecuador hay “total normalidad en sus principales ciudades” y pidió al pueblo no someterse “a los abusos de una absoluta minoría”, luego de que los indígenas decidieran bloquear diversas vías entre ellas la Panamericana Sur. Asimismo, señaló que estas acciones “le hacen daño al país, no al Gobierno”.

Más temprano, en su arribo a Quito desde Surinam, donde asistió a la toma de posesión del presidente Desi Bouterse, el jefe de Estado vaticinó el “fracaso” de este paro y del “levantamiento indígena”,  y alertó que desde la oposición "van a tratar de generar violencia. Esos son los riesgos, porque no tienen alternativa, porque no tienen apoyo popular".

“Quieren crear caos, quieren desestabilizar" y "destruir lo que hemos construido. No lo vamos a permitir", afirmó Correa, al tiempo que agregó que para este jueves "la orden es evitar la violencia, pero tampoco dejarse apalear", porque esto constituye un delito y los agresores deberían ser detenidos.

Entérese→ Correa: los desestabilizadores no tienen razón ni apoyo

Al respecto, el analista político Carlos Baca Mancheno en una entrevista a teleSUR, aseguró este jueves que la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie) “esta al servicio de la derecha de una forma perversa”, en vez de representar al movimiento indígena de base.

En este sentido, Baca destacó que los dirigentes de este movimiento se “aprovechan de su condición de indígenas para enriquecerse”, mientras que la mayoría de las bases “miran con recelo” sus decisiones”. Por ello, afirma el analista, estas bases “han dado la espalda” a esa dirigencia, “que defiende sus propios beneficios”, al tiempo que muestran su respaldo al Gobierno del presidente Rafael Correa, que durante su gestión ha dado “señales de inclusión y apertura”.

El dato→ La población indígena de Ecuador alcanza alrededor del 8 por ciento, lo que representar 1 millón 200 mil indígenas.

Baca precisa que la marcha convocada por la Conaie y que llegó a Quito este miércoles, estaba integrada por “minorías ruidosas apoyadas nacional e internacionalmente y aupadas por medios de comunicación” para “hacer creer” que el país está en crisis.

El dato→ La Conaie ha sido vinculada con diplomáticos de Estados Unidos en un cable publicado la semana pasada por la organización de investigación mediática internacional, WikiLeaks. En el documento se muestran los contactos que mantuvieron líderes de la organización indígena con diplomáticos estadounidenses desde 2005, en los que piden interceder ante el Gobierno ecuatoriano del entonces presidente Lucio Gutiérrez para recuperar las cuotas perdidas de diversas instituciones.

El analista vaticina que este jueves “va a vencer nuevamente el pueblo”, frente al paro convocado por sectores de la derecha en Ecuador y acogido por la Conaie.

Lea también→ Indígenas ecuatorianos critican decisiones de la Conaie

En contexto

Desde junio la derecha ecuatoriana intenta desestabilizar con actos violentos en Quito y otras regiones del país en rechazo a la leyes de Herencias (Redistribución de la Riquezas) y Plusvalía (acumulación de capitales), aún cuando Correa insiste en el diálogo y el debate pacífico de ambas normativas que solo afectan al dos por ciento de la población y beneficia a la población más pobre.

En julio, el presidente Correa denunció que la ultra derecha de su país pretendía aplicar un golpe de Estado bajo la excusa de oponerse a estas leyes. En medio de esos intentos desestabilizadores, el mandatario ha asegurado que su Gobierno cuenta con un respaldo espontáneo de la ciudadanía y que tiene el 60 por ciento de apoyo popular.

Ante los llamados a paro nacional, diferentes movimientos sociales han mostrado su apoyo constante al Gobierno de Correa y a la Revolución Ciudadana.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.