• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Rajoy dejó en claro que está dispuesto a presentarse a una segunda investidura.

Rajoy dejó en claro que está dispuesto a presentarse a una segunda investidura. | Foto: Reuters

Publicado 30 agosto 2016

Rajoy solicitó este martes el apoyo, sin nombrarlo, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), principal de la oposición.

El presidente del Gobierno de España en funciones, Mariano Rajoy se ha enfrentado este martes a la sesión de investidura con el objetivo de lograr la confianza de los diputados para formar Gobierno. Se trata de la segunda vez que el actual Ejecutivo presenta su programa de Gobierno al Congreso en menos de un año.

En un primer discurso, el 2 de marzo, el líder del Partido Popular (PP) votó contra a la candidatura del socialista Pedro Sánchez, catalogándola como "ficticia, irreal", lo que a su juicio representaba una "amenaza para los intereses de los españoles".

>> PP y PSOE en pugna tras investidura fallida de Sánchez en España

Rajoy aseguró, en ese momento, que Sánchez no ha hecho nada, "no ha movido un dedo", para intentar formar un Gobierno y añadió que la propuesta del socialista es de incertidumbre y desconfianza.

Asimismo, calificó las negociaciones del PSOE con otras fuerzas políticas como "vodevil" pues, a su juicio, solo han servido para perder tiempo sin resultados.

En un discurso cargado de ironías y críticas hacia el dirigente socialista, Rajoy calificó la propuesta de investidura de Sánchez como "sucedáneo" y "ficción".

El dato: Para poder renovar mandato, Rajoy necesita en la primera votación el respaldo de la mayoría absoluta de la Cámara baja (176 de sus 350 escaños), o más sufragios a favor que en contra en la segunda vuelta del viernes.

Un su más reciente discurso, Rajoy se mostró esta vez bajo un tono conciliador dándole valor a los contenidos del acuerdo firmado entre su formación política, Ciudadanos y Coalición Canaria, un plan que tiene comprometido un gasto de 28 mil 500 millones de euros supeditado al cumplimiento de los objetivos de déficit pactados con Bruselas.

>> Rajoy enfrenta sesión de investidura sin apoyo suficiente

El candidato del PP agradeció el apoyo a ambos partidos, aunque ha evitado los nombres propios, incluido el del líder de la formación naranja, Albert Rivera. No obstante, ha admitido que solo con estos acuerdos "no basta" no podrá "completar una mayoría suficiente".

Rajoy indicó que "como todo el mundo sabe yo solo no puedo darle a los españoles, lo que creen que necesitan", bajo el argumento de que ha "ofrecido un proyecto abierto, al que me parece que merece la pena sumarse y que podemos enriquecer mediante el acuerdo". Añadió que se trata de "un proyecto en el que caben todos los que defiendan los principios que recoge la Constitución".

El líder del PP entiende que su acuerdo con Ciudadanos, con el que dice sentirse "muy cómodo", seguirá siendo válido "pase lo que pase con la investidura de esta semana", sin embargo, dejó abierta la posibilidad de nuevas coaliciones.

Rajoy hizo un intento de trasladar a otros partidos la responsabilidad de la formación Gobierno, especialmente al PSOE, al que no ha hecho ninguna referencia explícita para pedirle su apoyo. Dijo: "esto equivale a decir que el futuro inmediato de España está pendiente de lo que se decida en este debate".

Esta postura le ha valido posteriormente las críticas del portavoz parlamentario de Ciudadanos, su socio de investidura. Para añadir más presión, Rajoy miró a ambos lados del hemiciclo y preguntadó: "¿Alguien aquí está pensando en convocar nuevamente a los españoles a las urnas?".

El candidato expuso también la necesidad y la urgencia de que España cuente con un Gobierno después de 309 días con el Ejecutivo en funciones, a medio gas. También citó que haber repetido elecciones es algo excepcional, como para volver a las urnas por tercera vez, un hito negativo.

"Señorías, difícilmente se me ocurre un mayor daño a la democracia española que decir a los ciudadanos que su voto ha sido inútil en dos ocasiones y tener que repetir las elecciones generales por tercera vez", sentenció.

Rajoy indicó que no hay alternativa razonable: "Estoy aquí porque la alternativa que yo planteo, además de ser la más respetuosa con la voluntad de los españoles, es la más conveniente y razonable. Salvo que alguien pretenda juguetear de nuevo con el interés y la paciencia de los españoles, o prefiera repetir las elecciones, la opción que traigo a esta Cámara es la única que parece viable".

En contexto

Rajoy se presentó a la sesión de investidura este martes con un discurso basado en tres pilares: la necesidad de un Gobierno eficaz con urgencia, los votos de los españoles al Partido Popular y que no existe alternativa viable, según el líder del PP, a otro tipo de Gobierno. 

El presidente del Gobierno español en funciones, llega al debate de investidura con el respaldo de 170 diputados: obteniendo el apoyo de los 137 diputados de su partido, más el apoyo de los 32 de Ciudadanos (con quienes cerró un pacto con 150 medidas), y el apoyo de la representante de Coalición Canaria, un partido regional.

Con estos 170 escaños, a Rajoy le faltan, sin embargo, seis para salir investido con mayoría en la primera votación de la cámara, que cuenta con 350 diputados.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.