• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Hace diez días las autoridades boricuas declararon zona de desastre en 14 municipios por la sequía que azota la isla.

Hace diez días las autoridades boricuas declararon zona de desastre en 14 municipios por la sequía que azota la isla. | Foto: GFR Media

Publicado 26 julio 2015

La nación caribeña viene sufriendo los efectos de una de las peores sequías desde 1994, que ha hecho descender a niveles preocupantes los embalses y lagos que suplen a la población de agua potable.

Puerto Rico sigue perdiendo reservas de agua en una de las peores sequía de la historia, mientras el pronóstico metereológico para esta semana es de tiempo seco y continúa el racionamiento de agua que afecta a un tercio de la población boricua.

La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados de Puerto Rico (AAA), entidad pública encargada del suministro de agua, divulgó este domingo que el nivel de las principales presas y embalses volvió a caer en las últimas 24 horas.

El embalse de La Plata, que suministra agua al área metropolitana de San Juan, capital de Puerto Rico, presenta un nivel de 37 metros, 6 metros por debajo del nivel de seguridad.

Asimismo, el lago Carraizo (al noreste) mantuvo su nivel en 35.23 metros, 4 menos del ideal.

Estos dos embalses se encuentran en una fase de control por la AAA, que es la etapa que precede que una instalación quede fuera de servicio.

Lea también → P. Rico declara zona de desastre en 14 municipios por sequía

El meteorólogo David Sánchez indicó no se esperan precipitaciones durante los próximos cuatro días.

“El pronóstico es bastante seco a principios de la semana”, indicó el experto al señalar que el próximo jueves se podrían dar algunas lluvias dispersas en el oeste y centro de la isla.

Por otra parte, el embalse Fajardo, que nutre a las localidades del noreste de la isla caribeña, alcanzó los 46 metros, distante de los 52 metros de nivel óptimo.

Otro que presenta una bajada en su nivel es el embalse Patillas, que sirve a los habitantes del sureste de la isla, con 63 metros, cifra por debajo de los 67 metros considerados razonables.

El más afectado por la sequía es el de Toa Vaca (centro-sur) también está lejos de su nivel óptimo con 145 metros, frente a los 161 de nivel considerado adecuado.

Desde mayo pasado, las autoridades puertorriqueñas implementaron un plan de control y racionamiento en el servicio de agua, con el fin de conservar las reservas de esa nación.

Más de un tercio de la población de Puerto Rico se ha visto afectada por el plan de racionamiento de agua potable, que en algunos casos se extiende por 24 de cada 48 horas y en otros incluso durante dos de cada tres días.

Desde 1994 no se había decretado racionamiento de agua potable en la isla caribeña, en una de las peores sequías registradas en su historia reciente.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.