• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Levy Fidelix dejó hundir su candidatura por homofóbico (Foto:Archivo)

Levy Fidelix dejó hundir su candidatura por homofóbico (Foto:Archivo)

Publicado 5 octubre 2014

Luciana Genro del PSOL fue la aspirante a la presidencia que figuró entre los menos votados de las elecciones presidenciales con 1,55 por ciento de los votos. En el balotaje se medirán la actual mandataria Dilma Rousseff que obtuvo 41,58 por ciento de los votos y Aécio Neves que obtuvo 33,56 por ciento.

En estos comicios generales de Brasil, más de 26 mil candidatos se disputaron un puesto o la reelección a alcaldías, gobernaciones y diputaciones. De estos, once se midieron por la presidencia de la nación suramericana, aunque solo destacaron, Dilma Rousseff del (PT), Aécio Neves (PSBD) y Marina Silva (PSB). 

Los resultados de la primera vuelta aseguraron un balotaje con Dilma Rousseff ganadora con 41,58 por ciento de los votos, y Aécio Neves 33,56 por ciento, que se disputarán la presidencia el próximo 26 de octubre.

Menos votados

El candidato del Partido de Revonación y Trabajo Brasileño (PRTB), Levy Fidelix, fue uno de los aspirantes menos visibles en los comicios generales de Brasil 2014 con 0,43 por ciento.

Se presentó como defensor de la homofobia, lo que le restó popularidad en entre los colectivos LBGT (Lésbica, Gay, Bisexual y Transexual) por vilipendiar su condición. Ahora enfrenta demandas en su contra interpuestas por dichas organizaciones.

Fidelix tuvo una participación casi desapercibida en los cuatro debates presidenciales. Defendió categóricamente la reformas políticas profundas, incluso a la tributaria, mostró su respaldo a la descentralización del Banco Central, a la que se opone la mandataria y candidata a la reelección Dilma Rousseff, por considerar que la libertad del sistema financiero traería consecuencias a la inversión.

En las encuestas, Fidelix no obtuvo puntajes mayores a 15, sin embargo el abanderado de la centro-derecha brasileña, pretendió asegurar votos en la campaña electoral, prometiendo mayores beneficios laborales.

Luciana Genro por el Partido Socialismo y Libertad de Brasil (PSOL), obtuvo 1,55 por ciento, de una organización política de centro-izquierda, abogó por la reformas políticas, la transformación democrática y cambios profundos en el sistema financiero.

Además fue tajante en las políticas laborales que a muchos empleados no convencieron, y aunque se proyectó con propuestas de inversión en diversos sectores, en los que Dilma Rousseff ya ha fortalecido con inversión, su iniciativa fue poco vista por los brasileños, salvo algunos sectores que creen en su trabajo.

Por el Partido Verde (PV) Eduardo Jorge, (0,61 por ciento) un político convencido de que Brasil necesita mejorar sus políticas ecológicas y su espíritu democrático, tampoco alcanzó sobresalir durante la campaña electoral, aunque entre 8 y 10 por ciento de los brasileños seguían sus propuestas de Gobierno.

Después de haber ejercido cargos políticos en sector salud y la secretaría de Ambiente, Jorge apuesta por un país más ecológico, sin embargo sus propuestas solo se enfocaron en mejorar el sector salud. Siendo de ideología izquierdista, dejó de lado el fortaleciendo social que en la gestión de Rousseff es fundamental para llevar adelante políticas ecológicas con la creación de conciencia.

El aspirante por el Partido Social Demócrata Cristiano (PSDC), José María Eymael, ha disputado en tres ocasiones por la silla, fue uno de los que más repuntó en las encuestas previas a los comicios con (0,06 por ciento), aunque siempre por debajo de los candidatos, Aécio Neves (PSDB), Marina Silva (PSB) y Eduardo Jorge (PV).

Eymael se proyectó como uno de los candidatos revonadores de la democracia brasileña que a su juicio ha sido debastada; no obstante sus propuestas no lograron visibilizarlo más allá de su presencia en la boleta electoral.
Durante los debates defendió su inciativa de reformar el sistema político y democrático, siendo la nación suramericana una de las más demócratas de la región.

Además, cuestionó las políticas de salud impulsadas por la mandataria Dilma Rousseff, aún cuando los estudios en este sector arrojaron resultados positivos, por lo que su auxilio al sistema de salud quedó escondido detrás de sus intenciones conservadoras.

Rui Costa Pimenta del Partido Causa Obrera (PCO), no pudo superar los 10 puntos en los sondeos previos a las elecciones presidenciales en las que obtuvo (0,01 por ciento) en primera vuelta, aunque se postula a la presidencia por cuarta vez y presentó propuestas relacionadas a las iniciativas de izquierda, pues fue miembro del Partido de los Trabajadores (PT), que actualmente promueve la reelección de la mandataria Dilma Rousseff.

Sin embargo, su tendencia restauradora-conversadora de la izquierda no logró convencer a los electores. Sus propuestas para Brasil se limitaron a la superación que a su juicio debe afrontar el país para superar el capitalismo y el socialismo, así como inversión, explotación y producción del sector privado, los medios de comunicación y el derecho a la propiedad privada.

Vista nuestro micrositio: BrasilDecide2014

teleSUR te invita a seguir las elecciones de Brasil en: Minuto a Minuto


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.