• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Hay que superar toda discusión que no sirva para la unidad del campo popular, dijo en el marco de la conmemoración de la noche de los bastones.

Hay que superar toda discusión que no sirva para la unidad del campo popular, dijo en el marco de la conmemoración de la noche de los bastones.

Publicado 5 agosto 2016

Cristina Fernández alertó sobre la pérdida de libertades en el país y puso como ejemplo los presos políticos en la gestión de Macri. 

La expresidenta de Argentina Cristina Fernández instó este viernes a los universitarios a estar alertas ante los retrocesos en los derechos que puedan representar las políticas aplicadas por el Gobierno de Mauricio Macri. Pidió dejar de lado las diferencias y trabajar en la unidad del campo popular.

Pongámonos de acuerdo en 2 o 3 puntos y sobre eso trabajemos todos juntos por la unidad en la calle, aseveró durante una charla-debate sobre el proyecto de universidad y ciencia que se intentó destruir hace medio siglo durante la noche de los bastones y las tensiones actuales en torno a la continuidad de un sistema universitario inclusivo, masivo y de calidad.

La mandataria afirmó que los bastones largos padecen ante los Gobiernos de ideas cortas.

Se refirió además a las detenciones arbitrarias realizadas contra líderes sociales y de derechos humanos en el país y pidió que se detengan estos actos de persecución judicial.  

Añadió que si tuviera que elegir lo mejor de los doce años y medio de su Gobierno sería que todos los argentinos pudieron decir y hacer lo que realmente querían, "que nunca tuvieron que decir que tuvieron que callarse la boca".

"La libertad es el primer derecho que tenemos todos los ciudadanos y las ciudadanas de Argentina", subrayó.

Al tiempo de sumergir a Argentina en una crisis económica y social que atenta contra las condiciones de vida de los trabajadores, Macri persigue a personalidades representativas de las luchas sociales en esa nación latinoamericana, como Milagro Sala y Hebe de Bonafini. 

En contexto

El 28 de junio de 1966 un golpe militar derrocó al Gobierno constitucional de Arturo Illia. Un mes después, el Gobierno de facto presidido por el general Juan Carlos Onganía decidió intervenir las universidades nacionales que se regían por los principios de la autonomía y el cogobierno desde finales de la década de 1950. 

El rector de la Universidad de Buenos Aires, Hilario Fernández Long, y los integrantes del Consejo Superior rechazaron la medida y grupos numerosos de estudiantes y docentes ocuparon los edificios de varias facultades en señal de protesta.

El acto emblemático se realizó el 29 de julio de 1966 con la toma de la Facultad de Ciencias Exactas, pero fue reprimido con bastones largos policiales. 

>> Evo Morales apoya a las Madres de Plaza Mayo de Argentina


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.