• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La Sociedad Colombiana de Pediatría denuncia que muchos de los decesos de niños en donde la desnutrición es determinante quedan bajo otro diagnóstico.

La Sociedad Colombiana de Pediatría denuncia que muchos de los decesos de niños en donde la desnutrición es determinante quedan bajo otro diagnóstico. | Foto: La Semana

Publicado 30 marzo 2016

El Instituto Nacional de Salud de Colombia reveló este año que desde el 1° de enero hasta el 19 de marzo han registrado 46 muertes asociadas a desnutrición en menores de cinco años. 

Morir de hambre en La Guajira colombiana se ha vuelto cotidiano pese a las supuestas políticas públicas aplicadas por Juan Manuel Santos, presidente de Colombia.

>> En Colombia se extiende la muerte de niños por hambre y sed

Arelis Ufiana, representante wayúu y miembro del Consejo Mayor de Gobierno de la Organización Indígena Nacional de Colombia, indicó que en la Guajira el problema ha sido histórico, así como el hecho de que el Gobierno colombiano tome una postura esquiva, porque incluso, según explica, ha tenido que recurrir a medios locales para visualizar la situación de los niños de estas comunidades, debido a que los organismos de salud no se ocupan de estas regiones. 

Esta semana se reportaron cinco nuevas muertes de menores de edad en la comunidad wayúu por causa de la desnutrición, pese a que la Corte Interamerica de Derechos Humanos ordenó medidas cautelares para atender la situación.

Solo durante el fin de semana murieron tres niños wayúu por mala alimentación y deficiente atención médica, según el reporte emitido por el líder wayúu, Javier Rojas Uriana, peticionario de las medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Por su parte, el diario Pulzo, apuntó que “cerca de 10 niños wayúu” murieron durante la Semana Santa, por lo que llaman a las autoridades nacionales a tomar medidas al respecto.

>> Corrupción y desidia mata a niños de La Guajira colombiana

Danilo Urrea, ambientalista de la Organización Cesat Agua Viva, señaló que estas muertes responden a una destrucción en diferentes manifestaciones en La Guajira.

Ángela Robledo, representante a la Cámara de Bogotá, recalcó que la situación se perpetuará "hasta tanto sigamos teniendo una operación absolutamente centralizada del Estado que volvió la alimentación de los niños un gran negocio para los superadores, los contratistas, entre ellos políticos colombianos, y terminó en la muerte de esta cantidad de niños".

La desnutrición está presente en menores cuyas tallas y pesos son inferiores a los de su edad. No obstante, las madres presentan rasgos de desnutrición, y solo alimentan a sus hijos con leche materna. A esto se le agrega la dureza del clima que incrementa la hambruna y la falta de agua.

Entre tanto, el Gobierno colombiano no da respuesta concreta a largo plazo para mejorar los servicios médicos y de alimentación en la región.

El dato
55 por ciento de la población de La Guajira vive en pobreza extrema.
98.5 por ciento de los niños indígenas que mueren por desnutrición alcanzan a tener un año de edad.

14 comunidades indígenas reportan desnutrición

Pese a que el ojo de la opinión pública está centrado en la situación que se vive en La Guajira colombiana, un informe del Instituto Nacional de Salud de Colombia indicó que las 46 muertes de niños menores de 5 años registradas en lo que va de año están distribuidas en 14 comunidades indígenas.

Los departamentos colombianos con más casos son Magdalena, con 17,2 por ciento, La Guajira y Tolima, con el 10,3 por ciento cada uno. Bogotá, César, Meta, Santa Marta y Valle, con dos casos por ciudad y Antioquia, Bolívar, Boyacá, Chocó y Cundinamarca, con un solo caso de desnutrición.

>> Registran 29 niños muertos por desnutrición en Colombia en 2016 

En contexto

El Instituto Nacional de Salud de Colombia reveló que desde el 01 de enero hasta el 19 de marzo se registraron 46 muertes asociadas a la desnutrición en menores de cinco años.
Entre tanto, la Defensoría del Pueblo de ese país manifestó su alerta ante el hecho de que la dramática situación de los niños que mueren por este mal en Colombia amenace con convertirse en un problema endémico y no solo de la comunidad indígena wayúu de La Guajira, donde hay escasez de agua y comida. 
Las declaraciones fueron hechas en el marco de los sucesos acontecidos en febrero, en el departamento de Arauca (al norte), cuando un menor de un año de edad murió a causa de este mal y se registró que otros nueves niños de la comunidad indígena Hitnú de Arauca, ubicada en San José de Lipa, presentaban estados críticos de desnutrición.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.