• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Israel ha ido disminuyendo la entrega de agua a los palestinos progresivamente. En 2008 se redujo a 84 millones.

Israel ha ido disminuyendo la entrega de agua a los palestinos progresivamente. En 2008 se redujo a 84 millones. | Foto: EFE

Publicado 21 julio 2015

Para el portavoz del Equo en el Parlamento Europeo, el supuesto conflicto religioso tiene su verdadera base en el saqueo de los recursos naturales de Palestina por parte de Israel. Mientras tanto, la UE hace caso omiso al problema que está dejando sin agua a los palestinos.

El vocero de Equo en el Parlamento europeo, Florent Marcellsi, durante su visita a Palestina resaltó que el conflicto con Israel no es de carácter religioso, sino material: “de agua, de pesca, de gas, de residuos”.

“A menudo nos da la impresión de que nos quieren vender que estamos ante un conflicto religioso; y, sin embargo, cuando nos aproximamos a la realidad, vemos que se trata de un conflicto muy material: de agua, de pesca, de gas, de residuos, etcétera”, explicó. Para Marcellsi “en este viaje vamos a centrarnos en el problema del agua”.

Marcellsi se encuentra desde el pasado lunes de visita en Palestina e Israel, como parte integrante de una delegación de eurodiputados verdes de varios países, para abordar la disputa por el agua. Uno de los puntos más sensibles tras la ocupación israelí, reseñó el medio español Público.

“Se trata de una injusticia clara: existe una gran diferencia entre el volumen de agua que se pone al servicio de los israelíes y el que se pone al servicio de los palestinos. Incluso entre los mismos palestinos hay una gran diferencia entre quienes están conectados al servicio de agua que está en manos de la empresa israelí Mekorot y quienes no están conectados”, explicó Marcellsi.

Lee: Viceministra israelí asegura que toda la tierra es de Israel

El propósito del viaje también contempla la inclusión de organizaciones no gubernamentales de Israel que temen por un nuevo proyecto de ley que rechaza la investigación de la ocupación. “Hemos recibido numerosas quejas de ONG israelíes que revelan que la ley se está endureciendo y limitando sus derechos, y eso nos da mucho miedo”, explica el portavoz europeo de Equo. 

El acuerdo de Oslo 2 de 1995, que implantó la explotación del agua a cargo de Israel, ha provocado uno de los más graves y enrarecidos problemas de agua en Palestina. Situación que ha sido desestimada por el régimen sionista, pese a que los palestinos han reclamado los territorios ocupados en Cisjordania y la Franja de Gaza.

Lee también: ¿De qué sirve a Palestina entrar a la Corte Penal Internacional?

En el informe argumentaron que el principal acuífero subterráneo, denominado Acuífero de la Montaña, atraviesa específicamente territorio palestino, del cual se sirve Israel por extraer el 80 por ciento del agua que llega a los territorios ocupados. Los palestinos apenas pueden usar 20 por ciento de esa agua.

EL DATO:
Israel ha disminuido la entrega de agua a los palestinos progresivamente, pues se calcula que en 1999 los palestinos pudieron tener acceso a 138,2 millones de metros cúbicos, mientras que en 2007 la cantidad bajó a 113,5 millones. En 2008 se redujo a 84 millones.
El argumento de Israel es que cada vez hay menos agua, pero los palestinos aseguran que el Gobierno israelí lleva a cabo una sobreexplotación.

Para comprobar los señalamientos contra Israel, explicaron que en 2010, 60 por ciento del agua usada en Israel provenía de los territorios ocupados. De hecho, puntualizaron que la guerra de 1967 fue una guerra que Israel planeó para atribuirse los recursos de agua del Golán sirio y de Cisjordania.

Sepa más: El miedo como estrategia de campaña de Netanyahu

El muro de los recursos naturales

En papel, los palestinos tienen un mayor acceso al agua del Acuífero de la Montaña. Así lo establece el artículo 40 de los acuerdos de Oslo 2 de 1995. Pero en la práctica, Israel ha prohibido perforar pozos y, a su vez, han aumentado la extracción de agua para uso propio.

Se apoyaron en varios reportes internacionales para interpretar que el muro de 700 kilómetros que Israel construyó en territorio palestino, busca hacerse de las zonas con más agua. Amnistía Internacional refuerza esta tesis en un informe de 2009.

 “El pueblo deYayyus ha perdido los seis pozos de donde extraía el agua a causa del muro construido por Israel en 2003”, dijo Público.

Desproporción en el consumo de agua

Cada habitante debe consumir 100 litros de agua por día, estipula la Organización Mundial de la Salud (OMS), sin embargo la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) detalló en 2014 que los palestinas solo consumen 70 litros, mientras que cada israelita consume 280 litros de agua. En el sur de Cosjordania apenas usan entre 15 y 20 litros diarios.

La Organización Mundial de la Salud recomienda un consumo de 100 litros de agua al día por habitante. Un informe de la OLP de 2014 indica que los palestinos están consumiendo sólo 70 litros, mientras que Israel consume 280 litros por habitante, es decir cuatro veces más. En algunas zonas del sur de Cisjordania el consumo diario de los palestinos es de entre 15 y 20 litros diarios solamente.

El problema del agua no solo queda ahí, sino que en la Franja de Gaza la situación se complica aún más porque del Acuífero de la Costa, 450 millones de metros cúbicos por año van con destino a Israel y 55 millones de metros cúbicos para Gaza. No solo con esto, la OMS determinó que tras la sobreutilización han contaminado con aguas residuales, por lo que entre el 90 y 95 por ciento del agua a la que tienen acceso los gazatíes no está apta para el consumo

En la nota concluyeron con una cita de Florent Marcellesi que reflexionó: “viendo la realidad sobre el terreno, nos preguntamos para qué sirve el dinero que la Unión Europea manda a Palestina. Es frecuente que el dinero que mandamos para ayudar a los palestinos no sirva para nada, porque Israel destruye las infraestructuras a las que se destina el dinero, de manera que luego hemos de mandar más dinero para reconstruirlas”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.