• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Alexis Tsipras sostuvo una reunión en privado con la canciller federal alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, François Hollande.

Alexis Tsipras sostuvo una reunión en privado con la canciller federal alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, François Hollande. | Foto: EFE

Publicado 26 junio 2015

La prórroga para el rescate de extendería hasta noviembre próximo siempre y cuando el gobierno griego acepte aplicar ajustes y reformas.

Los acreedores de Grecia están dispuestos extender la prórroga del rescate financiero por cinco meses (hasta noviembre) y desembolsar unos 12.000 millones de euros si llegan a un acuerdo sobre un programa de reformas y ajustes, informó AFP.

A este monto se sumarían 3.500 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI). Si el Parlamento griego aprueba el acuerdo, liberarían 1.800 millones de euros para que Grecia cubra la deuda, señala un documento de la negociación al que tuvieron acceso varias agencias.

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, manifestó la frustración de su Gobierno por las medidas de austeridad impuestas por sus acreedores.

Conozca: El ABC de la crisis griega

Antes de la sesión final del Consejo Europeo celebrado en Bruselas, la canciller federal alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, François Hollande, se reunieron en privado con Tsipras, e instaron a Grecia a aceptar un acuerdo y aplicar reformas.

El primer ministro griego se mantiene firme en su postura y no acepta aplicar más medidas de recortes. "Tsipras informó a los dos líderes sobre la propuesta griega y remarcó que la parte helena no entiende la insistencia de las instituciones en medidas tan duras", sostuvo un funcionario gubernamental, citado por Reuters.

En contexto
El 30 de junio expira la prórroga para el segundo rescate a Grecia, por lo que si no hay un acuerdo entre Atenas y sus acreedores, el país deberá hacer frente a un complejo escenario económico.

En 2010, la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) concedieron a Grecia un paquete de “rescate” de más de 240 mil millones de euros para solventar su economía.  

A cambio de estos “rescates”, los prestamistas obligaron al Ejecutivo anterior a implementar una serie de medidas de austeridad que ahogaron a los griegos: reducción del salario, pensiones mínimas, disminución de la inversión en sanidad, la educación y otros servicios públicos, mientras que aumentaron los impuestos y se eliminaron puestos de trabajo.

No deje de ver » El futuro de Grecia: ¿Qué escenario enfrenta?

 

Lea también

Tsipras no permitirá que Europa dé lecciones a Atenas


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.