• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Con la llegada de Alexis Tsipras al poder, el panorama político del país cambió pues su objetivo era promover políticas sociales de inclusión para todos los griegos.
    En Profundidad

    Con la llegada de Alexis Tsipras al poder, el panorama político del país cambió pues su objetivo era promover políticas sociales de inclusión para todos los griegos.

Un comité de expertos denunció que la crisis griega fue responsabilidad de los bancos, como ocurrió en EE.UU., Irlanda y España, y que tan solo una pequeña proporción de los créditos otorgados a Grecia llegaron a ser usados para el gasto corriente del Estado, ya que la mayor parte del dinero prestado se destinó a la devolución de la deuda. 

Grecia se decidió en junio pasado por hacer un cambio real para romper las cadenas de la deuda, no obstante, la Troika logró imponer sus condiciones y exigió a Grecia una serie de “reformas” económicas como requisitos básicos para otorgar un “tercer rescate” del cual la nación helena destinó el 90 por ciento solo en el pago de las cuotas de la deuda.

Antes de este acuerdo, Grecia sufrió por cinco años desde que se iniciaron los programas de ajuste económico, y ahora sigue padeciendo una crisis económica y social que puede empeorar ante las nuevas deudas adquiridas, pero ¿cómo y por qué Grecia fue sometida al régimen de la Troika?

La deuda antes de la Troika


El aumento de la deuda desde 1980 no se debió al gasto público excesivo sino por el pago de tipos de interés extremadamente altos a los acreedores, un excesivo e injustificado gasto militar, pérdida de ingresos fiscales debido a los flujos ilícitos de capital, la recapitalización estatal de los bancos privados y los desequilibrios internacionales creados a través de las fallos en el diseño de la propia Unión Monetaria.

La adopción del euro dio lugar a un aumento drástico de la deuda privada en Grecia a la que los principales bancos privados europeos, así como los bancos griegos fueron expuestos, mientras que la creciente crisis bancaria contribuyó a la crisis de la deuda griega.

La deuda hoy


La Unión Europea convocó a una cumbre extraordinaria sobre este tema para la noche del lunes 22 de junio en Bruselas, anunció el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk en un comunicado. Esta reunión podría definir el futuro de Grecia, dentro de la moneda común (euro). 

Horas antes, Grecia rechazó las presiones de la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, quien afirmó que si ese país no logra pagar la deuda que contrajo con esa organización para el 30 de junio, será declarado insolvente.

Grecia debe pagar mil 600 millones de euros en deuda al FMI el próximo 30 de junio y no tiene dinero para hacerlo si no se desbloquean, al menos, parte de los 7 mil 200 millones de euros restantes de los rescates. Ninguna de las dos partes ven posible un acuerdo en las próximas horas.

La Comisión de la Verdad sobre la Deuda Pública que audita la deuda helena desde abril determinó en su informe preliminar el miércoles que Grecia no sólo no puede pagar su deuda, sino que tampoco debería pagarla.

Medidas de Syriza ante la crisis a inicios de 2015.
 

El politólogo belga Eric Toussaint, portavoz del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo, sostuvo que esta deuda emergente de los acuerdos con la Troika “infringe directamente los derechos humanos fundamentales de los residentes de Grecia".

Vea también → Grecia se niega a ajustes neoliberales a pesar de amenazas

Deuda ilegal, ilegítima y odiosa

Explica que la deuda con el FMI es ilegal porque su concesión incumplió los propios estatutos del fondo y sus condiciones violaron la Constitución griega, el derecho internacional y los tratados de los que el país heleno forma parte y también es ilegítima porque las recetas políticas impuestas violan los derechos humanos. Y es odiosa porque el FMI sabía que las medidas eran "antidemocráticas e ineficaces".

¿Dónde está el dinero que le prestaron a Grecia?

En cuanto a los fondos de rescate previstos en los dos programas de 2010 y 2012, el informe detalla que se gestionaron con esquemas complicados e impidieron cualquier autonomía fiscal. El uso del dinero del rescate fue dictado por los acreedores, y por eso, menos del 10 por ciento de estos fondos se destinaron al gasto corriente del gobierno. El resto se utilizó para pagar la deuda.

 
 

Parlamento legitimado para no pagar la deuda


La presidenta del Parlamento griego, Zoé Konstandopulu, y ministrosdel equipo de Gobierno, así como expertos y activistas internacionales en temas relacionados con la deuda afirmaron que "este Gobierno (el de Tsipras) es el primero que no ha colaborado ni participado en la creación y en el aumento de la deuda, por lo que el Parlamento está legitimado para usar todas las herramientas para no pagarla, aún más si pone en peligro los derechos de la gente".

Varios argumentos legales permiten a un Estado a repudiar unilateralmente su deuda ilegal, en este caso, un acto unilateral puede basarse en la mala fe de los acreedores que empujaron a Grecia para contravenir la legislación nacional y las obligaciones internacionales relacionadas con los derechos humanos como los acuerdos firmados por los gobiernos anteriores con los acreedores o la troika.​

En lo que se refiere a la deuda insostenible, cada nación tiene el derecho legal de invocar el estado de necesidad en situaciones excepcionales a fin de salvaguardar los intereses amenazados. Grecia podría ser dispensada del cumplimiento de las obligaciones internacionales que aumentan el peligro, como es el caso de los contratos de préstamos pendientes.

Los Estados también tienen el derecho de declararse insolventes unilateralmente cuando el servicio de su deuda es insostenible, en cuyo caso no se comete ningún acto ilícito y, por tanto, no se arrastrará ninguna carga de responsabilidad.

 

 Tsipras y el gran NO a las políticas catastróficas


El primer ministro, Alexis Tsipras, recientemente elegido por los griegos, cargará con el peso de llevar a cabo un acuerdo difícil, pero que en caso de que no se produjera ese pacto, el Ejecutivo asumirá "la responsabilidad de decir el gran no a la continuación de las políticas catastróficas para Grecia".

Cree que las negociaciones "son un proceso de dar y tomar, no una convergencia en la posición inicial del otro lado", criticando la postura de los acreedores. "Nos parece razonable que los recortes en pensiones no deben estar en la agenda. La reforma de pensiones sí debería estar en la agenda".

El origen de la deuda en Grecia



Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.