• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 10 agosto 2018

Fue solicitado Código Rojo en Interpol para el opositor Julio Borges por estar implicado en el intento de magnicidio tras la confesión del diputado venezolano.

El Ministro de Comunicación y Cultura de Venezuela, Jorge Rodríguez, presentó nuevas pruebas del intento de magnicidio que involucran al representante de la oposición Juan Requesens.

Rodríguez informó que las investigaciones realizadas por las autoridades venezolanas arrojan como implicados a los diputados de la Asamblea Nacional, en desacato, Juan Carlos Requesens y Julio Borges; así como el sargento retirado Juan Carlos Monasterios, y el coronel (r) Oswaldo Valentín García Palomo, entre otros.

Las pruebas muestran las conexiones entre los diputados de oposición Juan Requesens y Julio Borges con el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos en el atentado que acabaría con altos funcionarios venezolanos, incluyendo al presidente.

>> Venezuela denunciará intento de magnicidio contra Maduro
 

 

 

Rodríguez explicó que durante el intento de magnicidio fallido, además del presidente, importantes figuras políticas y militares del país iban a resultar asesinadas, "Si la explosión disparada con C4 hubiera llegado a su objetivo hubiesen sido miles los muertos", destacó Rodríguez.

>> Nicolás Maduro acusa a Colombia y a EE.UU.: "Han intentado asesinarme"

Para el funcionario venezolano es necesario que los actores de este hecho, que se encuentran protegidos por el Gobierno estadounidense y por el colombiano, sean entregados, esto en virtud del derecho internacional.

El Gobierno venezolano solicitó Código Rojo para el diputado de oposición Julio Borgues, quien se encuentra en Colombia, señaló el titular de Comunicación.

>> Rusia califica como inaceptable atentado contra Nicolás Maduro

Rodríguez destacó que los autores materiales e intelectuales recibieron apoyo no solo de naciones como Colombia y Estados Unidos (EE.UU.), también fueron amparados por otras naciones de la región.

 

 

 

Las nuevas pruebas demuestran que el magnicidio fallido fue planificado en una hacienda del municipio de Chinácota, en el departamento de Norte de Santander, en Colombia.

Además señalan que los drones fueron comprados en Colombia y que desde el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos se le dio protección a los implicados en el hecho.

Rodríguez instó a los medios nacionales e internacionales a decir la verdad sobre el atentado y a dejar de minimizar el hecho.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.