• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  •  La parapolítica en Venezuela responde a tres factores: la lógica neoliberal que exige un Estado con menos poder; la protección de las actividades ilegales como el contrabando de extracción; y la pérdida formal del poder estatal por parte de la burguesía tras el triunfo de la Revolución Bolivariana.
    En Profundidad

    La parapolítica en Venezuela responde a tres factores: la lógica neoliberal que exige un Estado con menos poder; la protección de las actividades ilegales como el contrabando de extracción; y la pérdida formal del poder estatal por parte de la burguesía tras el triunfo de la Revolución Bolivariana.

Conozca las conexiones que ha tenido y mantiene la oposición venezolana con diversos grupos paramilitares, a quienes se le ha destinado la tarea de ejercer la violencia como método para la toma del poder.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, reveló el pasado 18 de agosto un video que muestra los vínculos de los principales dirigentes de la derecha venezolana con el paramilitarismo.

Las evidencias mostradas por el mandatario se dieron en el marco de la detención de José Pérez Venta, un joven opositor que en compañía de un cómplice, asesinó y descuartizó a la ciudadana venezolana Liana Hergueta.

Ambos actuaron por encargo de otro joven opositor, Carlos Trejo, a quien Hergueta había denunciado por estafa a través de las redes sociales.

Trejo y Pérez Venta forman parte de las principales organizaciones de la ultraderecha venezolana y en los testimonios ofrecidos a las autoridades, éstos develaron los planes que tenían sus dirigentes de sembrar el caos y la angustia en este país suramericano en vísperas de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

¿Es el paramilitarismo un fenómeno nuevo en Venezuela? ¿Han ocurrido otros casos de parapolítica, en el que efectivos paramilitares son empleados con fines políticos? ¿Existe una conexión entre la oposición y grupos paramilitares?

Caso Daktari

En la madrugada del 9 de mayo de 2004, las autoridades de Inteligencia venezolana detuvieron a 153 paramilitares colombianos en la finca Daktari, ubicada entre los municipios El Hatillo y Baruta, estado Miranda (litoral central).

Estos paramilitares tenían como objetivo el derrocamiento y posterior asesinato del líder de la Revolución Bolivariana, el Comandante Hugo Chávez.

La oposición venezolana -que había sido derrotada en el golpe de Estado de abril de 2002 y en el paro petrolero de diciembre de ese año- preveía su fracaso en el referendo revocatorio de agosto de 2004, por lo que se inclinaron a sacar de manera violenta al mandatario venezolano.

Parapolíticos:

Robert Alonso. Propietario del inmueble. Apodado por los paramilitares colombianos como “El Coronel”. Hermano de la actriz cubano-venezolana María Conchita Alonso. Vinculado a la coalición opositora Coordinadora Democrática. Al develarse la trama, huyó a la ciudad de Miami, al sur de Estados Unidos.

Rafael Marín. Exsecretario general del partido de derecha Acción Democrática y para entonces diputado de dicha tolda política. Uno de los paramilitares capturados por la extinta Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), confesó que Marín fue una de las personas que financió su entrenamiento en Venezuela. Identificado por los paramilitares como “Rafael”. Huyó a Miami.  

Gustavo Zing Machado. Empresario del estado Zulia (occidente). Participó en una reunión en el Country Club de Caracas donde se planificó la operación. Financista de los paramilitares. Delatado y señalado por José Ayala, alias “Comandante Lucas” como uno de los jefes de la operación terrorista. Actualmente está prófugo de la justicia venezolana y se encuentra radicado en Miami, EE.UU.

El Dato: En 2012 se reveló un audio entre Zing y Henrique Capriles García, padre de Henrique Capriles, en el que ofreció financiar de manera ilegal la campaña del entonces candidato presidencial de la derecha.

Orlando Urdaneta. Actor y animador televisión. El día en que fueron capturados los 153 paramilitares, habló en 31 oportunidades con el empresario Gustavo Zing. Puente entre el sector político venezolano y el “Comandante Lucas”, jefe de la operación paramilitar y colaborador directo del exjefe de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Salvatore Mancuso. Se escapó a Miami.

Vea aquí→ Conoce a los parapolíticos de la derecha venezolana

Pedro Carmona Estanga posa junto al confeso terrorista venezolano Lorent Saleh, quien fue arrestado el año pasado. Foto: El Comercio
 

Pedro Carmona Estanga. Dictador de facto por unas horas luego de perpetrarse el golpe de Estado contra el presidente Chávez en abril de 2002. Participó en la conspiración desde Bogotá, capital de Colombia, a donde huyó tras la asonada golpista. Se le detectaron correos electrónicos enviados a María Luisa de Choissone en el que hablan de la operación paramilitar.

María Luisa De Choissone. Directora ejecutiva del Bloque de Prensa Venezolana. Las autoridades venezolanas afirmaron que en los correos intercambiados entre De Choissone y Carmona Estanga se identificaron en clave como “Yayita” y “El Don”, respectivamente.

Liliana Hernández. Diputada de Primero Justicia. La Disip la implicó en el caso por prestar apoyo a la incursión irregular.

El expresidente Álvaro Uribe tiene fuertes nexos con Leopoldo López, quien está acusado de convocar a “La Salida”, un plan para derrocar al presidente Nicolás Maduro en 2014. Foto: Archivo.
 

Álvaro Uribe Vélez. Las Inteligencia venezolana sostuvo que el exmandatario colombiano estaba al tanto de la operación contra el Gobierno Bolivariano. (...) estoy convencido de que Uribe Vélez sabía lo que estaba pasando. ¿Por qué? Porque son conocidas las relaciones de Uribe Vélez y Mancuso, y yo no creo que Salvatore Mancuso se atreviese a hacer una operación de esa naturaleza o por lo menos a participar desde afuera en una operación como esa, sin el consentimiento de su jefe que era Álvaro Uribe. Yo sí creo que ese caballero lo sabía”, relató el exjefe de la Disip, Miguel Rodríguez Torres en el libro “La Invasión Paramilitar: Operación Daktari”. 

Henrique Capriles Radonski. Alcalde del municipio Baruta en 2004, donde se encuentra la finca Daktari. Utilizó patrullas de la municipalidad para proteger la mencionada propiedad, de acuerdo a las autoridades venezolanas.

Alfredo Peña. Alcalde del Distrito Metropolitano de Caracas (2000-2004). Fungió como uno de los contratantes de los paramilitares junto a Urdaneta y Alonso, de acuerdo a un documento emitido por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM). Firmó un permiso para trasladar hacia Colombia el cuerpo de un paramilitar colombiano que fue asesinado en la finca Daktari.

Las policías de los municipios en manos de la oposición (Chacao, El Hatillo, Baruta) y la policía Metropolitana estaban implicadas en la protección del contingente paramilitar. 

Los voceros de los partidos opositores Solidaridad, Alianza Bravo Pueblo (liderado por el exalcalde Antonio Ledezma, quien se encuentra preso por los planes de golpe de Estado de febrero de 2015), AD y Unión desvirtuaron en ese momento los hechos y alegaron que se trataba de “un mal montaje del gobierno venezolano”. 

Río de Oro

Un año después del fracaso del grupo paramilitar en la finca Daktari, los servicios de inteligencia venezolanos detectaron a un grupo de irregulares que intentó penetrar por Rio de Oro en el estado Zulia, al occidente de Venezuela.

En ese hecho se produjo un enfrentamiento con una Brigada de Paracaidistas del Ejército de Venezuela. Se logró capturar a un paramilitar colombiano nombrado “Miguelito”, quien informó a los jefes militares venezolanos que el Ejército colombiano en un helicóptero de esa entidad llevaba a las unidades paramilitares la logística (botas, uniformes y alimentos) y les abrían vías de penetración para lograr un objetivo en Venezuela y regresar de manera segura a Colombia.

El informante indicó que su jefe paramilitar tenía comunicación con “un tal Rosales que mandaba en el Zulia”, en referencia al exgobernador (2000-2008) y prófugo de la justicia venezolana, Manuel Rosales.  

Rosales fue derrotado por el presidente Chávez en las elecciones de 2006. Foto: Correo del Orinoco.
 

El intento de incursión paramilitar formaba parte de un bloque de mayor envergadura al de la finca Daktari, plan que fue neutralizado por las labores de inteligencia y una operación militar por parte de las fuerzas de seguridad del Estado Venezolano. 

En marzo 2008 el exvicepresidente venezolano y periodista, José Vicente Rangel, denunció la existencia de “una unidad élite en el estado Zulia que reubicó a paramilitares con protección de la gobernación de esa entidad".

Parapolítico

Manuel Rosales. Prófugo de la justicia. Le habría dado apoyo al grupo paramilitar colombiano que intentó ingresar a Venezuela por Rio de Oro, estado Zulia, cuando era gobernador. Ante el Ministerio Público venezolano está acusado de la compra ilegal de mansiones en el Zulia y en Miami, Estados Unidos; depósito ilegal de divisas en cuentas internacionales; y donación fraudulenta de unos 200 vehículos de la Gobernación del Zulia a particulares, entre otros cargos. 

Guarimbas

Entre febrero y junio de 2014 Venezuela sufrió los embates de las llamadas “guarimbas”, término utilizado para denominar a las protestas con fines golpistas que encabezó la oposición al Gobierno del presidente Nicolás Maduro. 

Las protestas dejaron un saldo de 43 venezolanos fallecidos, en su gran mayoría simpatizantes del oficialismo y efectivos de los cuerpos de seguridad del Estado. 

El 8 de abril se detuvo en el estado fronterizo de Zulia a un paramilitar colombiano que, de acuerdo a la denuncia del Ejecutivo venezolano, tiene relación directa con el expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez. 

No dejes de ver→ Guarimbas, sicariato y oposición venezolana

Parapolíticos

Álvaro Uribe Vélez. Exmandatario colombiano y uno de los principales promotores del derrocamiento del Comandante Hugo Chávez y Nicolás Maduro, con el supuesto fin de “frenar el castro-chavismo en la región” como él mismo decía.

En el marco de las protestas golpistas se dio la captura del confeso terrorista Lorent Saleh, dirigente y miembro fundador de la "ONG" Operación Libertad. Tras huir a Colombia, fue entregado a funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) enla ciudad fronteriza de San Cristóbal y de la oficina de Migracion de San Antonio del Táchira, en calidad de deportado por el Gobierno vecino.  

En ese año también se produjeron varios asesinatos que involucran de manera directa al paramilitarismo colombiano, en especial a Uribe Vélez: el perpetrado contra el diputado del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Robert Serra; y el de la intérprete de lengua de señas Adriana Urquiola, información que se detalla en el siguiente video: 

Caso Liana Hergueta

El hecho más reciente que demuestra los vínculos entre la derecha venezolana y grupos paramilitares, fue el asesinato de Liana Hergueta, una ciudadana venezolana desmembrada por el dirigente opositor José Pérez Venta y Samuel Angulo, éste último dedicado a delitos de hurto y sicariato.

Hergueta fue asesinada por encargo de otro miembro de la oposición venezolana, Carlos Trejo, quien la estafó con la venta ilegal de 5 mil dólares y vio comprometidas sus aspiraciones políticas luego de ser denunciado por la dama en las redes sociales. 

Pérez venta reconoció en los interrogatorios que recibió entrenamiento paramilitar en grupos de 30 personas en áreas rurales de la frontera con Colombia; la implicación directa de Uribe Vélez y el excandidato presidencial Óscar Ivan Zuloaga; el financiamiento por parte de connotados opositores locales y en el extranjero, así como del encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en Caracas. 

Parapolíticos

Gabriela Arellano. Militante del partido Voluntad Popular (VP), que creó Leopoldo López. En febrero de 2014 estuvo estrechamente vinculada a las manifestaciones violentas con fines golpistas. El 2 de abril de 2014, Arellano sostuvo una reunión con un consejero político de la embajada de Estados Unidos (EE.UU.) en Venezuela.

Henrique Capriles Radonski. Dirigente del partido Primero Justicia y actual gobernador del estado Miranda. Fue acusado por el presidente Maduro de organizar y pactar con el paramilitarismo y la criminalidad en dicho estado, actividades que estarían vinculadas con líderes colombianos.

Antonio Ledezma. Exalcalde metropolitano de Caracas. El pasado febrero fue detenido tras ser acusado de fraguar un plan golpista contra el Gobierno. Ledezma, y el diputado opositor Julio Borges diseñaron un plan para eliminar físicamente al dirigente de Voluntad Popular, Leopoldo López, denunció el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

María Corina Machado. Perteneciente a una de las familias más ricas del país, esta exdiputada a la Asamblea Nacional de Venezuela y vocera de la ultraderecha venezolana, es una de las principales responsables de las acciones violentas generadas en febrero de 2014. Machado y Leopoldo López llamaron a la oposición a salir a las calles hasta derrocar el Gobierno constitucional de Nicolás Maduro.

Richard Blanco. Miembro del partido de derecha Alianza Bravo Pueblo (ABP), a quien le fue retirada su inmunidad parlamentaria en 2013 por denuncias de defraudación tributaria y legitimación de capitales.

Miguel Henrique Otero. Propietario del diario El Nacional. Fue delatado por Pérez Venta como uno de los personajes que financió las guarimbas en febrero de 2014. Habría recibido de Otero “financiamiento completo y perpetuo para los enfrentamientos de los disturbios. Cuando lo daba, y nos lo daba en efectivo o sino daba los materiales completos".

Puede interesarte: Funcionarios de EE.UU. financian terrorismo en Venezuela
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.