• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • La gestión de tres años del exmandatario se vio manchada por la corrupción, la represión hacia los pueblos indígenas, y la injerencia estadounidense en los asuntos internos del país.
    En Profundidad

    La gestión de tres años del exmandatario se vio manchada por la corrupción, la represión hacia los pueblos indígenas, y la injerencia estadounidense en los asuntos internos del país.

La presidencia de Otto Pérez Molina inició el 14 de enero de 2012, con promesas de llevar a cabo diversos cambios en Guatemala en materia de seguridad, lucha contra las drogas, la corrupción y mejorar la institucionalidad de ese país centroamericano.

Siete meses después de asumir su mandato, Pérez Molina dijo que esperaba dejar “un legado para el progreso del país, con base en los avances propiciados por los pactos de Seguridad, Justicia y Paz, Hambre Cero y de crecimiento económico”, como parte de las estrategias de su Gobierno.

“Son las grandes tareas que tenemos, dentro de un enorme plan de trabajo y aspiramos a que los avances en estos tres ejes de Gobierno “se puedan constituir en un legado importante”, afirmó en ese entonces el exjefe de Estado guatemalteco en una entrevista a un medio local de ese país.

El 3 de septiembre de 2015, Otto Pérez Molina renunció al cargo de Presidente luego de que la Fiscalía de Guatemala emitiera una orden de captura en su contra, por su supuesta implicación en el caso de corrupción denominado “La Línea”.

A un poco más de tres años de haber asumido el poder, ¿cuál fue el verdadero legado o huella que dejó Pérez Molina?

1- Finanzas

De acuerdo al analista económico del Centro de Investigaciones Económicas (CIEN), Hugo Maúl, hubo avances en materia de trámites y mejoras en los índices de “competitividad” internacional.

Por otra parte, en el manejo de las finanzas públicas se evidenció un “completo descalabro” de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), por su debilidad institucional.

Para Maúl, uno de los fracasos más grandes de Pérez Molina fue la falta de mejoría en las operaciones de puertos y aduanas para facilitar el comercio e incrementar la recaudación tributaria.

2- Participación indígena en el Gobierno

El Gobierno de Pérez Molina redujo la participación de los pueblos indígenas en el Ministerio de Cultura y Deportes.

Para 2008, 21 mujeres indígenas ocupaban altos cargos en ministerios, secretarías y gobernaciones. En los primeros cien días de su gestión la cifra bajó a 12.

Mediante el Acuerdo Gubernativo 117-2014, se creó el Gabinete de Pueblos Indígenas e Interculturalidad, que actualmente no tiene impacto para esa comunidad.

3- Abuso de poder

El 4 de octubre de 2012, autoridades militares y policiales asesinaron a seis campesinos indígenas k’iche’ en Totonicapán (sur-occidente), mientras protestaban por el alto precio de la tarifa de energía eléctrica; la cancelación de la carrera de magisterio; y por las reformas constitucionales que anularían el poder de las autoridades comunitarias.

“Siento muchísimo lo ocurrido y garantizo que no volverá a pasar”, dijo el exmandatario.

Otros sucesos ocurrieron el 14 y 15 de agosto de 2014, cuando fueron desplegados cerca de mil policías y soldados en Alta Verapaz (norte), con el objetivo de desalojar a 15 familias de la comunidad.

ONU condena masacre indígena en Guatemala

La operación tuvo un saldo de tres fallecidos, 22 detenidos y decenas de heridos y afectados por las bombas lacrimógenas.

4- Indicadores sociales

Un estudio de la Universidad Rafael Landívar (URL), reveló que la cobertura en educación primaria disminuyó drásticamente, pasando del 98.5 por ciento en 2011 al 85 por ciento en 2013, como consecuencia de la terminación de la gratuidad de la educación.

La Comisión Económica para América Latina (Cepal) indicó en un reciente informe que el 70,3 por ciento de los guatemaltecos vive en pobreza multidimensional.

5- Pacto por la Seguridad, la Justicia y la Paz

De acuerdo a la URL, se avanzó en la dotación de armas a la Policía Nacional; aumentó el número de efectivos policiales; y se puso en vigencia la Ley Contra la Delincuencia Organizada. 

Los retrocesos de este punto se evidenciaron en el incremento de los homicidios (más de 18 mil en su gestión); manejo inadecuado de la conflictividad social; y la falta de continuidad de los programas anteriores. 

En el primer semestre de este año el promedio de homicidios en Ciudad de Guatemala, capital, fue de 15,2 al día.

6- “Hambre Cero”

La Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SESAN), informó que en 2012 se registraron 14 mil 020 casos de desnutrición aguda en menores de cinco años de edad a nivel nacional.

En 2013 esta cifra subió a 18 mil 093 casos; y en 2014, el SESAN registró 14 mil 731 casos de desnutrición aguda en el país.y el deceso de al menos 103 por desnutrición crónica –55 niñas y 48 niños. 

7- Mortalidad Infantil

En el tercer informe presentado por Pérez Molina ante su país, este dijo que la tasa de mortalidad infantil disminuyó de 11.0 por cada mil nacidos en 2012 (4 mil 276 menores de un año fallecidos), a un 9.6 (2 mil 559 menores fallecidos) en 2013.

Pero, según la base de datos del Registro Nacional de las Personas (RENAP), en 2012 fallecieron al menos siete mil 369 niños menores de un año y en 2013, ocho mil 334, cifras que contrastan con las presentadas por Pérez Molina.

En base a las cifras de RENAP, la tasa de mortalidad infantil en 2012 se ubicó en 18.96 y en 2013 de 21,51 por cada mil nacidos.

8- CICIG

Una de los “legados” de Otto Pérez Molina fue la extensión del acuerdo entre el Estado guatemalteco y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), una entidad creada en 2007 como organismo “independiente” de Naciones Unidas. 

“EE.UU. es uno de los países que contribuye financieramente a la CICIG, al igual que la Unión Europea, Suecia y otros países”, manifestó su comisionado Iván Velázquez López en entrevista exclusiva a teleSUR a inicios de septiembre pasado. 


De acuerdo a su página web cicig.org, esta institución “es un órgano que tiene la finalidad de apoyar las labores del Ministerio Público y la Policía Nacional Civil guatemalteca, en la investigación de los delitos cometidos por funcionarios y fuerzas irregulares de seguridad”. 

9- Caso “La Línea”

“La Línea” es un caso de corrupción que se dio a conocer por la Fiscalía de Guatemala y la CICIG el pasado 16 de abril de 2015, la cual ha sido calificada como una red sofisticada de contrabando en las aduanas de ese país.

La exvicepresidenta, Roxana Baldetti, quien renunció el 9 de mayo, fue vinculada al caso como la principal cabecilla de la red, al haber generado ganancias de forma ilegal a través de las aduanas tanto para ella como para sus integrantes.

La estructura criminal de contrabando y defraudación ingresó al menos 500 contenedores de manera ilegal al país, en coordinación con al menos 27 funcionarios y particulares, quienes se encuentran detenidos desde el pasado 16 de abril.

Sepa más → 1.500 empresarios implicados en caso "La Línea" de Guatemala 

Por su parte, Otto Pérez Molina, dimitió el pasado 3 de septiembre luego de que el Ministerio Público emitiera una orden de captura en su contra por su participación en la estructura de defraudación aduanera conocida como “La Línea”. 

De acuerdo al portavoz oficial de la Presidencia, Jorge Ortega, el objetivo de la renuncia es "mantener la institucionalidad y el orden que corresponde dentro del Estado", así como afrontar "de manera individual" las acusaciones en su contra.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.