• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Un niño sostiene un cartel hecho por el mismo que dice ayuda.

Un niño sostiene un cartel hecho por el mismo que dice ayuda. | Foto: Reuters

Publicado 16 septiembre 2015

Debemos responder políticamente a los orígenes de la crisis de refugiados de Europa.

La cuestión de los refugiados está cobrando gran atención, simbolizada por las todavía reducidas o casi mudas imágenes de la tragedia que se publican en las portadas de los diarios de todo el mundo.

Setenta y un personas, probablemente refugiados sirios, murieron asfixiados en un camión frigorífico a finales de agosto, cuando contrabandistas intentaron llevarlos a través de Hungría al núcleo rico de la Unión Europea. Varios días antes, un barco de madera cargado con 400 a 700 personas se hundió frente a la costa de Malta.

Los cadáveres se acumularon en la costa. Algunos de los 250 refugiados, que partieron de la costa de Libia cerca de Túnez, se reportan muertos.

La política dominante que acompaña a dichos efectos visuales es de una crisis que está desordenando a una bien ordenada Europa.

Un comentarista del New York Times escribe: "La policía francesa empuja a los migrantes de vuelta a Italia; decenas de familias duermen en el suelo en la estación de tren de Ventimiglia. En Niza, los migrantes indocumentados no pueden embarcar en los trenes a París. En la Ciudad de la Luz, la policía evacúa los campamentos improvisados ​​de inmigrantes africanos, sólo para descubrir nuevos, con inmigrantes recién llegados, al día siguiente".

La oleada de refugiados, continúa el comentarista, es enorme, con estadistas europeos enfrentando "los desafíos que plantea a la identidad de Europa, así como sus ideales de solidaridad y valores humanos compartidos".

La crisis es real

Más de 2 mil 500 refugiados se han ahogado en el Mediterráneo, muchos de ellos de las zonas de conflicto en Libia y sobre todo de Siria.

Siria tiene cerca de 4 millones de refugiados externos, con al menos igual número de desplazados internos. De los 4 millones, tal vez 2 millones están en Turquía, y  1 millón en el Líbano.

Unos tres mil refugiados llegan a Hungría todos los días. Los puentes de tierra a Europa son menos arriesgados que las vías marítimas que dependen de los buques con tendencia a hundirse. Según los recuentos oficiales de la UE, más de 230 mil refugiados han llegado a Grecia sólo en lo que va del año.

Pero no es del todo cierto, como el New York Times publicó en un editorial, "Las raíces de esta catástrofe se encuentran en una crisis que la Unión Europea no puede resolver sola: la guerra en Siria e Irak, el caos en Libia, la miseria y los regímenes brutales en África".

Ignore por un momento que Afganistán es la segunda fuente más grande de refugiados en el mundo, con al menos 2,6 millones de personas en desbandada. Europa y los Estados Unidos devastaron Afganistán en la década del dos mil, lo que directa e indirectamente causó unas 400 mil muertes.

Pero aun así, dejando eso a un lado, ¿es realmente exacto construir muros de análisis junto con los muros físicos - Europa aquí, por allá África con su rara tendencia a cultivar en casa la indigencia y brutalidad? Deberíamos, en cambio, fijarnos en las palabras del historiador guyanés Walter Rodney, "Cómo Europa sub-desarrolla a África". No hay Europa sin África, o África como lo es ahora sin Europa que yahizo a África.

Un ejemplo es el asesinato de Patrice Lumumba, bajo la égida de las fuerzas especiales belgas y estadounidenses. Lumumba había pensado lo impensable: hacer valer el control congoleño sobre los recursos naturales congoleños. Por eso, Europa y su rama estadounidense lo asesinaron.

Joseph Mobutu, uno de sus captores y cliente de Estados Unidos, sucedió a Lumumbacuatro años después de los acontecimientos de 1961. Su mandato de 32 años fue respaldado por los Estados Unidos. Según el historiador Adam Hochschild, "En 1997, cuando fue derrocado y murió, dejó un país en ruinas de las que aún no se ha recuperado". Aunque la manera de resolver los problemas de la UE no hubiera evitado el patrocinio de los Estados Unidos a Mobutu, el dejar de crear problemas por parte de la UE podría haber evitado que se den en primer lugar.

Como el historiador Horacio Campbell pasa a observar, "Desde el momento del asesinato de Lumumba, casi todos los líderes africanos que trataron de trazar un camino para la verdadera independencia fueron asesinados, ya sea Eduardo Mondlane, Amilcar Cabral, Herbert Chitepo, Samora Machel, Thomas Sankara, Félix Moumié, Chris Hani o Steve Biko"

En años más recientes, el ex presidente de Libi, Muamar Gadafi, estuvo en la lista. Europa puede no ser capaz de resolver lo que el New York Times llama "caos en Libia". Pero el papel de Europa en la causa de ese caos es un asunto de interés público. El presidente francés, Nicolás Sarkozy, en noviembre de 2011 pidió una zona de prohibición de vuelo con el fin de "evitar el uso de aviones de combate de Libia en contra de [su] población", la misma misión que, después, la OTAN llevaría a cabo mediante el uso de aviones de guerra contra la población libia.

El catalizador fue un golpe de Estado por los libios desposeídos y miembros derechistas del gobierno de Gadafi. Hicieron un trabajo cuidadoso de "expropiación y explotación de las aspiraciones legítimas de libertad por parte de la juventud árabe". Sin embargo, con toda la ayuda del mundo, no fueron capaces de reunir el apoyo social suficiente contra el pueblo libio. La oposición rechazó ofertas del líder venezolano Hugo Chávez para mediar en las conversaciones de paz, y en su lugar conspiraron con la Unión Europea, Estados Unidos y algunos cortesanos buenos para nada que pasan por Izquierda Occidental para aprobar la Resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas 1973, pidiendo una zona de exclusión aérea en algunas zonas el país.

El resultado fue la destrucción por parte de la OTAN de gran parte del ejército libio, con los EE.UU "liderando desde atrás". Comandos británicos ayudando a introducir municiones. Como informó la BBC: "Cuando el 20 de octubre, Gadafi fue finalmente capturado y asesinado por los hombres del CNT, siguió el ataque aéreo de la OTAN a un convoy de vehículos con los principales miembros del antiguo régimen tratando de escapar de Sirte, temprano en la mañana". Se le preguntó, ¿"los soldados británicos en el terreno tuvieron algo que ver en esto?  Ese "esto" significa el pecadillo de asesinar de forma ilegal al líder de un estado extranjero. El corresponsal contestó: "Nadie lo va a decir"

Otros datos sobre la política internacional de Europa son menos turbios. Es cierto que la Unión Europea no puede por sí sola resolver el problema de un programa de entrenamiento de $ mil millones al año patrocinado por los Estados Unidos a los rebeldes sirios canalizados a través de la CIA, o los turcos armando al Estado Islámico con fondos del Consejo de Cooperación del Golfo. Tampoco, dado tales hechos, puede Europa asumir la responsabilidad de la caída, veinte años, en la esperanza de vida en Siria - el rastro epidemiológico de lo que, el disidente izquierdista sirio Haytham Maná, llama la "guerra sucia" para destruir Siria. Por último, tampoco es trabajo de Europa "remediar" la situación en Siria a través de una zona de exclusión aérea.

Sin embargo, se puede aplicar algunos remedios. Es Europa la que libremente exporta reaccionarios a Siria, algo que Europa podría considerar cesar.

De acuerdo con las cifras más conservadoras del Instituto Brookings, no menos de 900 combatientes extranjeros franceses han invadido Siria. Más de 650 belgas, 500 del Reino Unido, y al menos 300 de Alemania. Europa estima una suma global de quizá cinco mil. Lo más probable es que no se están uniendo a la milicia Kurda de izquierda. Que en su mayoría es una provincia de ciudadanos Turcos, muchos de los cuales no tienen ‘ideales europeos’, por suerte. En su lugar, se unen a grupos mercenarios derechistas que atacan Siria para despojar y retrasar aún más cualquier avance en el país.

Una de las consecuencias de la política de Estados Unidos y la Unión Europea es el número masivo de refugiados que huyen desde Siria al Sur de Europa - en sí ya asfixiadapor las deudas impuestas por el núcleo de la Unión Europea. Un punto de principal de llegada ha sido el archipiélago que rodea el sur de Grecia. Allí, el Partido Comunista (KKE) y sus sindicatos afiliados, que quizás también carecen de ‘ideales europeos’, lo han convertido en un lugar de ayuda a los refugiados.

Como el  KKE ha insistido, junto con otros partidos comunistas de Europa del Sur, en relación a "la incalificable tragedia que se desarrolla en los mares de nuestros países en relación con los refugiados e  inmigrantes", el problema no es en última instancia una crisis de gobernabilidad demandando un pequeño arreglo técnico, ni una mera cuestión política que exija a los países de Europa contribuir a los fondos de reasentamiento de refugiados. En este sentido, señalan algo que constantemente se escapa de la opinión de la corriente principal en la crisis de los refugiados: "El problema de las oleadas de inmigrantes no puede resolverse sin atender a las causas que lo generan"

teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.