• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los refugiados respondieron al ataque con piedras y botellas.

Los refugiados respondieron al ataque con piedras y botellas. | Foto: EFE

Publicado 16 septiembre 2015

Los refugiados rompieron una parte de la valla colocada en la frontera y esta fue la respuesta de los funcionarios.

La policía húngara atacó este miércoles con gas pimienta y un cañón de agua a los refugiados que intentan cruzar la frontera desde Serbia para seguir su camino hacía Alemania.

Al parecer la acción policial se generó luego de que un grupo de refugiados intentara romper la barrera que cierra el paso fronterizo. Los refugiados lograron derrumbar en una zona las vallas, pero los agentes les cerraron el paso.

Tras los ataques de la policía, los refugiados respondieron con botellas y piedras al ataque de los agentes. 

Lea aquí→ Hungría intercepta a 366 refugiados en frontera con Serbia

Ante estas medidas de represión que ha tomado el Gobierno de Hungría, muchos refugiados han cambiado su ruta hacía Croacia. 

El primer ministro de ese país, Zoran Milanovic, ha dicho que no impedirá el paso de estas personas que huyen de la guerra registrada en su país. "Pueden pasar y nos preparamos para esa posibilidad. Sobre todo tendremos en mente los intereses y la seguridad de Croacia, pero no olvidaremos que somos humanos y cristianos por encima de todo".

Pulse aquí→ La UE se debate entre cuotas de refugiados y la "libertad" en sus fronteras

El dato→ Al menos 200 mil personas que huyen de conflictos o las crisis humanitarias de Oriente Medio y Asia han pasado por Hungría en lo que va de año, país que usan de trampolín hacía Alemania.

Aproximadamente dos mil refugiados se encuentran en la frontera de Serbia con Hungría, exigiendo que se les permita la entrada a suelo húngaro.

Por su parte, el Gobierno de Budapest ya cerró por completo el paso con Serbia mediante una doble valla y ha movilizado a la Policía y al Ejército para prevenir cualquier eventual intento de los refugiados de romper la alambrada.

Junto a esta medida, el Parlamento aprobó una ley que impone penas entre uno y cinco años de cárcel para quienes entren ilegalmente al país.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.