• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Según la ONG Rio de Paz, en lo que va de año, seis niños han muerto por balas perdidas en Río de Janeiro.

Según la ONG Rio de Paz, en lo que va de año, seis niños han muerto por balas perdidas en Río de Janeiro. | Foto: Reuters

Publicado 19 noviembre 2019





La investigación demostró que hubo un "error de ejecución" por parte del agente, quien supuestamente disparó a "dos traficantes que pasaban en una moto".

La bala que terminó con la vida de la niña brasileña Ágatha Félix, de ocho años, fue disparada por un policía militar, confirmaron este martes los resultados de una investigación de la Policía Civil de Río de Janeiro (capital), sitio donde ocurrieron los hechos.

LEA TAMBIÉN:

Brasil emite orden de prisión al expresidente paraguayo Cartes

El suceso tuvo lugar el pasado mes de septiembre, cuando la menor viajaba junto a su madre en una camioneta, en el Complejo de Alemao, conjunto de favelas carioca.  Ágatha fue trasladada al hospital, luego de recibir un disparo en la espalda, pero no sobrevivió. 

De acuerdo con la prensa local, la investigación realizada tuvo en cuenta testimonios de oficiales de la Policía Militar presentes en la escena del crimen y otros testigos, análisis de expertos y una reproducción simulada realizada a principios de este mes.

La reconstrucción de los hechos demostró que hubo un "error de ejecución" por parte del agente, quien supuestamente disparó a "dos traficantes que pasaban en una moto", pero la bala rebotó y alcanzó a Ágatha.

Sin embargo, la madre de Agatha y el conductor del vehículo  declararon repetidamente que no hubo otros disparos.

“Si hubiera un ataque o una confrontación, todos lo sabríamos, vivimos adentro. Nuestra palabra, la palabra de la familia Agatha, ni siquiera debe ser cuestionada", dijo la tía de Agatha, Daniele Félix, poco después de la muerte de la menor.

"Los policías, cuando hacen la mierda, deben ser conscientes y admitir el error, ‘aquí está mi arma, esto y esto sucedió", precisó.

La investigación también apunta que el oficial, quien ya fue apartado de sus actividades y acusado de la muerte, pudo confundir una ventana de aluminio cargada por el hombre que iba en la parte de atrás de la moto con un arma.

Según la ONG Rio de Paz, en lo que va de año, seis niños han muerto por balas perdidas en Río de Janeiro. La muerte de Ágatha desató varias protestas contra el gobernador de esa ciudad, Wilson Witzel, quien desde que llegó en 2018 al poder ha endurecido las políticas de seguridad en las operaciones policiales, a pesar del alto riesgo que estas medidas.

Cientos de personas acudieron al funeral de Agatha y meintras marchaban por las calles gritaban "asesino Witzel", "policía asesino" y queremos paz. Igualmente, en las redes sociales la etiqueta #agulpaEDoWitzel se viralizó.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.