• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Mural pintado al interior de la Radio de Huanuni, en Bolivia, en homenaje a las víctimas de la masacre de San Juan.

Mural pintado al interior de la Radio de Huanuni, en Bolivia, en homenaje a las víctimas de la masacre de San Juan. | Foto: desusqueridaspresencias.blogspot

Publicado 24 junio 2018

La noche del 23 y la madrugada del 24 de junio, el ejército de Bolivia atacó con metrallas y dinamitas a cientos de familias mineras en Catavi.

Este domingo 24 de junio se recuerdan 51 años de la masacre de San Juan, uno de los capítulos más cruentos de la historia de Bolivia

>> Bolivia y Rusia iniciarán en julio construcción de Centro Nuclear

El llanto de San Juan

Luego de haber festejado el solsticio de invierno alrededor de las fogatas, donde se bailó y cantó al ritmo de cuecas y wayños, cientos de familias mineras bolivianas de Catavi se retiraron a dormir a sus campamentos la noche del 23 de junio de 1967.

 

Fue entonces cuando, entrada la madrugada del 24 de junio, un gran contingente de militares de las fracciones del regimiento Rangers y Camacho de Oruro, ordenado por el dictador René Barrientos Ortuño, atacó las viviendas, disparando desde varios puntos contra las casas y contra algunas personas que permanecían aún en las calles por el festejo. La matanza duró varias horas 

>> Evo rechaza declaraciones de general sobre militarizar Brasil

Los mineros y el Che

Para esas fechas, el revolucionario Ernesto "Che" Guevara se encontraba en plena guerrilla en la selva boliviana. Los mineros, al tanto del paso del médico argentino-cubano, pensaban apoyar su causa prestándose para sumarse a sus hombres dos veces por semana, tema que tratarían durante un ampliado nacional de los mineros, en el que, además, exigirían un aumento salarial y mejores condiciones laborales.

El Che en Bolivia
Foto: Notimérica

El Gobierno y las Fuerzas Armadas, informados de los preparativos del ampliado, se apresuraron en ocupar los centros mineros.

Barrientos justificó la masacre diciendo que el ejército disparó en defensa propia, y que era necesario "combatir el proceso subversivo" de los mineros en Siglo XX, dispuestos a organizar un foco guerrillero para plegarse a la gesta armada del Che Guevara.

El número de muertos, desaparecidos y heridos es incierto, pero superaría las 200 personas.

Pasa en Bolivia. Pasa en Chile

Las similitudes entre la masacre de San Juan en Bolivia y la matanza de Santa María, en Chile, dan cuenta de una misma política represora por parte de las autoridades militares y genocidas de la época que buscaban con esto amedrentar a las familias mineras y acallar las voces de luchas sociales.

La Matanza de Santa María también fue un crimen de altas proporciones, cuando la noche del 21 de diciembre de 1907, en Iquique, norte de Chile, cientos de familias que se encontraban durmiendo en una escuela mientras mantenían una huelga por demandas laborales, fueron asesinadas a balazos por el ejército del entonces presidente Pedro Montt.

Murieron más de 150 hombres, mujeres, niños y bebés. 60 años después, Bolivia repetiría la historia.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.