• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Revisamos aquellos pasajes más personales y desconocidos del expresidente de Cuba, que hoy celebra 87 años de vida. 

Revisamos aquellos pasajes más personales y desconocidos del expresidente de Cuba, que hoy celebra 87 años de vida. 

Publicado 3 junio 2018

Raúl Castro siempre se ha caracterizado por su inteligencia y amistosa personalidad, que, junto a su temple y consecuencia, lo llevaron a ser presidente de Cuba.

Este domingo, el líder revolucionario y exmandatario de Cuba, Raúl Castro, cumple 87 años de edad, el segundo cumpleaños sin su hermano Fidel, y a pocos meses de haber dejado la presidencia de la isla.  

De la carrera política y combativa de Raúl, mucho se sabe. ¿Pero qué aspectos conocemos de su lado más íntimo y humano? 

Raúl Castro conversando distendidamente Raúl con Camilo Cienfuegos. 

Raúl Modesto Castro Ruz nació el 3 de junio de 1931. Fue el menor de siete hermanos y debió su nombre a Raúl Pino, abogado de la familia Castro-Ruz y gran amigo de su padre, Ángel. 

Desde niño, se caracterizó por su personalidad alegre, lúdica y amigable, muy apegado a sus hermanos y sobre todo a su madre, Lina, quien lo llamaba cariñosamente "Musito". 

La infancia de Musito

A diferencia de su hermano Fidel, Raúl nunca fue muy buen alumno, debiendo terminar sus estudios en un colegio militar y trabajando, después, con su padre en la finca familiar. Eso, hasta que Fidel lo convence de mudarse a vivir con él a la capital, para cursar estudios universitarios, entrando a la carrera de Administración Pública en la Universidad de La Habana.

Raúl con sus hemanos Ramón (izq.) y Fidel (der.)

En su época universitaria, Raúl se acercó a movimientos comunistas y se unió a la Juventud Socialista, del Partido Socialista Popular (PSP), donde se formó políticamente.

Su carácter ameno y jocoso, lo hacía rápidamente formar lazos de amistad profundos y perduraderos. Fue así como durante un viaje conoció al agente secreto de la KGB (Comité para la Seguridad del Estado de Rusia), Nikolái Leonov y, posteriormente, al médico argentino Ernesto Ché Guevara. A ambos, se los presentó a su hermano Fidel.

Nikolái Leonov fue el autor de la biografía de su amigo Raúl, lanzada en 2015

Hilda Gadea, entonces esposa del Che, describe años después la relación entre el revolucionario argentino y Raúl.

"Ernesto llegó a casa con Raúl Castro. Su espontánea simpatía y su alegre desenvoltura facilitaron el inicio de una gran amistad entre nosotros. La conversación con Raúl fue interesante a pesar de su poca edad- tenía veintitrés o veinticuatro años-y de su juvenil apariencia; rubio y lampiño, parecía un estudiante universitario. Sus ideas eran muy claras acerca de para qué y para quienes se iba a hacer la revolución. Tenía gran fe en Fidel, no porque fuese su hermano, sino como dirigente político. (...) De ideas comunistas. Gran admirador de la Unión Soviética. Creía que la lucha por el poder era para hacer la revolución en beneficio del pueblo y que esta lucha no sólo era para Cuba, sino para Latinoamérica y en contra del imperialismo yanqui. Por otra parte, conversar con él era estimulante para el espíritu: alegre, comunicativo, seguro de sí, muy claro en la exposición de sus ideas con una capacidad increíble para el análisis y la síntesis. Por ello se entendió tan bien con Ernesto".

Raúl Castro y Ernesto Guevara, de jóvenes, mantenían una amistad imperecedera.

El 25 de noviembre de 1956, con apenas 25 años, Raúl montó el yate Granma, siendo parte -junto a Fidel, al Che y a Camilo Cienfuegos- de los 82 hombres que viajarían de México a Cuba para iniciar la Revolución que estallaría triunfal el 1 de enero de 1959. 

>> Raúl Castro en la presidencia de Cuba

Sus labores durante la guerrilla fueron de suma importancia, organizando y estructurando un pequeño gobierno de territorios liberados, creando la Fuerza Aérea Rebelde, además de instituciones de inteligencia y policía revolucionaria, como también departamentos de sanidad, educación y deporte.

Raúl siempre se ha destacado, entre otras firmes cualidades, por su alegría y sentido del humor

Asimismo, Raúl queda conmovido con la solidaridad y la generosidad de los campesinos de la Sierra Maestra. Así lo escribió en su diario: "La manera en que los campesinos de la Sierra se esfuerzan sin contar para ocuparse de nosotros y cuidarnos es admirable. Toda la nobleza y la grandeza del alma cubanas se encuentran aquí".

>> Presidente cubano Raúl Castro arriba a los 86 años

En la Revolución, y tras la partida de Cuba de su amigo Che Guevara, se convirtió en la segunda figura política del gobierno. Dirigió varios departamentos políticos, además de desempeñar tareas en los ministerios de Defensa, Interior, Cultura y Salud Pública. Fue Raúl, además, quien en 2000 asumió un importante papel en el regreso a Cuba del niño Elián González, quien se encontraba en Florida, Estados Unidos.

Raúl y Elián en 2011

En febrero de 2008 es electo por la Asamblea Nacional de Cuba como nuevo presidente del país, tras asumir provisionalmente la presidencia del Consejo de Estado luego del retiro de Fidel Castro en julio de 2006 por problemas de salud. Es reelecto por la misma en 2013.

>> Elecciones en Cuba: la Revolución continúa

Sus acercamientos con el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama y con el papa Francisco, ambos en 2015, marcan un precedente en la apertura de la isla para el avance de las relaciones diplomáticas con los países que asedian a Cuba.

Vilma y Raúl el día de su matrimonio

Se enamoró sólo una vez en su vida, de la revolucionaria Vilma Espín, a quien conoció en México, antes de subir al Granma, y con quien luchó codo a codo en la guerrilla cubana. Con ella, tuvo tres hijas y un hijo: Deborah, Mariela, Nilsa y Alejandro. Estuvieron casados hasta el día en que Vilma partió físicamente de la tierra, en 2007.

>> Vilma Espín, heroína de la Revolución Cubana

"La ceremonia nupcial ha sido señalada para las cuatro de la tarde del día 26 de enero (de 1959), en los salones campestres de Rancho Club santiaguero. Será un matrimonio rebelde, una unión laica, acogida al recetario jurídico del Código Civil... Pero Raúl está inmerso en una ola de problemas: va y viene, atiende el teléfono, imparte órdenes, soluciona conflictos, los conflictos que surgen al paso de la gran batalla emancipadora. Porque Raúl es eminentemente eso: un hombre ejecutivo, resuelto, afincado a firmes convicciones ideológicas; en una palabra, un hombre que sabe a dónde va. (...) El matrimonio debe haber tenido, para los cientos de santiagueros que allí se congregaron, un sentido distinto: algo así como la simbólica expresión de una nueva era para Cuba. Una era que se inauguraba con la revolución política más prometedora del continente"
Publicación aparecida en el diario Bohemia de Santiago de Cuba, el 1 de febrero de 1959. Escrito por el periodista Mario García.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.