• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
"Es hora de encadenar la mala fe y el abuso de autoridad y los atentados impunes contra el derecho  a la paz", indican en una misiva.

"Es hora de encadenar la mala fe y el abuso de autoridad y los atentados impunes contra el derecho a la paz", indican en una misiva. | Foto: RED+

Publicado 27 mayo 2019

Iván Márquez, El Paisa y Romaña en conmemoración a los 55 años de aniversario de la FARC exigen al Gobierno colombiano libertad inmediata el excomandante de esta fuerza armada, Jesús Santrich.

 

Los exmiembros de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejército del Pueblo (FARC-EP), Iván Márquez (Luciano Marín Arango), El Paisa (Hernán Darío Velásquez Saldarriaga) y Romaña (Henry Castellanos Garzón), reaparecieron este lunes  al cumplirse los 55 años de fundación de las FARC para solicitar al Gobierno colombiano la libertad del excomandante de esta organización, Jesús Santrich.

LEA TAMBIÉN

Jesús Santrich es recapturado minutos después de ser liberado en Colombia

A través de una carta, los exintegrantes del grupo insurgente recordaron sus inicios.“La larga marcha iniciada  en Marquetalia en 1964 por Manuel Marulanda Vélez y sus compañeros de armas continúa hoy, luego de 55 años de esfuerzos incesantes, librando la más dura batalla por la patria del futuro, la que mantiene viva la esperanza de paz con justicia social, democracia verdadera y soberanía”.

En cuanto a Santrich indicaron en la misiva: "Pedimos libertad inmediata para Jesús Santrich, negociador de paz de las FARC-EP injustamente detenido por el régimen. El caballo de troya del montaje judicial concebido por el fiscal y el embajador gringo para atacar por la espalda al proceso de paz, ya no resiste la mirada de la razón. Frenen ya ese abuso de autoridad. Que el Estado cumpla el acuerdo y proceda a liberar a los combatientes de las FARC-EP que aún se encuentran tras las rejas".

También recordaron lo cerca que han estado de consolidar la paz por el bien de todos los colombianos. "Hemos  estado muy cerca de la victoria; hemos contemplado los colombianos el vislumbre de la paz que iluminó  por un instante las conciencias, nunca habíamos rozado o palpado como lo hicimos los linderos de la solución política  negociada (...) Pero una vez firmado el Acuerdo de la paz de La Habana, la atmósfera de Colombia se cargó de convulsiones y catástrofes. Una larga hilera de muertos, de líderes  y excombatientes asesinados, deincumplimientos y perfidias del Estado, (...) Es hora de encadenar la mala fe”.

Agregaron que “algo nos dice que Colombia  tiene por dentro la fuerza  material y espiritual suficiente   para sobreponerse a toda adversidad y derrotar   la melancólica pretensión de impedir nuestro abrazo  como hermanos. Nuestra fuerza está en la unidad y la movilización de las conciencias”.

Exigieron que  "la embajada de los EE.UU. en Bogotá cese la intromisión en un asunto tan vital y  tan sagrado como el de nuestra paz interna. Mientras el embajador de esa nación ante  el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Jonathan Cohen, pide en Nueva York respeto a la autonomía de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), el señor Kevin  Withaker, embajador en Bogotá, conspira para destruirla”.

Expresaron que "la  victoria de la paz  no nos la puede arrebatar  el miedo de unos individuos  a la verdad (...) Seguimos en la contienda política resueltos a alcanzar, con el respaldo de la conciencia nacional, de la movilización social y política; con el concurso de nuestros jóvenes, de nuestras mujeres, de nuestros campesinos y pueblos indígenas, las comunidades afro, los raizales, los cristianos, los militares y policías y la población urbana, la victoria definitiva de la paz de Colombia sobre la base de vida digna para todos”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.