• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Evita conocida como "la Jefa Espiritual de la Nación" fue un gran comunicadora y utilizó su potencial para las luchas obreras y feministas  en Argentina.

Evita conocida como "la Jefa Espiritual de la Nación" fue un gran comunicadora y utilizó su potencial para las luchas obreras y feministas en Argentina. | Foto: jdperon.gov.ar

Publicado 7 mayo 2020



Blogs



Amada y reconocida por los argentinos como una líder sin igual, que se sumergió en las reivindicaciones de su Patria, Argentina. Recordada por sus palabras que se hicieron vigente a través de sus acciones.

Eva Duarte de Perón, mejor conocida como Evita, nació el 7 de mayo de 1919 en Los Toldos, provincia de Buenos Aires, bajo el seno de una familia agricultora. 

LEA TAMBIÉN:

Evita, una vida dedicada a la lucha por la justicia social

Cada año, organizaciones sociales, sindicales y políticas argentinas le rinden homenajes con distintas actividades a lo largo y ancho de Argentina, que incluye charlas, exposiciones y performances artísticas.

Si un cáncer no le hubiera ganado la batalla con solo 33 años, Eva Perón, eterna primera dama argentina y por siempre conocida como Evita, cumpliría este jueves 101 años de vida. Pero su ausencia física, lejos de llevarla al olvido, no ha hecho sino blindarla como mito político y social en el mundo entero.

Considerada como la Jefa Espiritual de la Nación, Perón dedicó su vida a brindar ayuda a los más necesitados, como a los ancianos, las madres soleteras y a los niños, a través de la Fundación Eva Perón y el Partido Peronista Femenino.

10 frases de Eva Perón para Argentina

"Yo no me dejé arrancar el alma que traje de la calle, por eso no me deslumbró jamás la grandeza del poder y pude ver sus miserias. Por eso nunca me olvidé de las miserias de mi pueblo y pude ver sus grandezas." — 

“El capitalismo foráneo y sus sirvientes oligárquicos y entreguistas han podido comprobar que no hay fuerza capaz de doblegar a un pueblo que tiene conciencia de sus derechos.” — 

"Donde existe una necesidad nace un derecho." — 

“Ha llegado la hora de la mujer que comparte una causa pública y ha muerto la hora de la mujer como valor inerte y numérico dentro de la sociedad. Ha llegado la hora de la mujer que piensa, juzga, rechaza o acepta, y ha muerto la hora de la mujer que asiste, atada e impotente, a la caprichosa elaboración política de los destinos de su país, que es, en definitiva, el destino de su hogar. Ha llegado la hora de la mujer argentina, íntegramente mujer en el goce paralelo de deberes y derechos comunes a todo ser humano que trabaja, y ha muerto la hora de la mujer compañera ocasional y colaboradora ínfima. Ha llegado, en síntesis, la hora de la mujer argentina redimida del tutelaje social, y ha muerto la hora de la mujer relegada a la más precaria tangencia con el verdadero mundo dinámico de la vida moderna.” — 

"De nada valdría un movimiento femenino en un mundo sin justicia social." — 

"Queremos una Argentina pacífica, poderosa y soberana y una masa de trabajadores unida y feliz como ninguna en el mundo. queremos el bienestar de los trabajadores, la dignificación de los humildes y la grandeza de esta patria que Perón nos ha dado y que todos debemos defender como la más justa, la más libre y la más soberana de la Tierra." — 

"Sangra tanto el corazón del que pide, que hay que correr y dar, sin esperar." — 

“Como mujer siento en el alma la cálida ternura del pueblo de donde vine y a quien me debo.” — 

"Lo único que debemos hacer es adquirir plena conciencia del poder que poseemos y no olvidarnos de que nadie puede hacer nada sin el pueblo, que nadie puede hacer tampoco nada que no quiera el pueblo. ¡Sólo basta que los pueblos nos decidamos a ser dueños de nuestros propios destinos! Todo lo demás es cuestión de enfrentar al destino." — 

"Ahora si me preguntasen qué prefiero, mi respuesta no tardaría en salir de mí: me gusta más mi nombre de pueblo. Cuando un pibe me nombra Evita me siento madre de todos los pibes y de todos los débiles y humildes de mi tierra. Cuando un obrero me llama Evita me siento con gusto compañera de todos los hombres." —  


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.