• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
En España se configuró un panorama electoral que ha estado dominado por el bipartidismo, protagonizado por el PSOE y el Partido Popular.

En España se configuró un panorama electoral que ha estado dominado por el bipartidismo, protagonizado por el PSOE y el Partido Popular. | Foto: blogs.elpais.com

Publicado 3 abril 2021


Blogs



Las elecciones municipales de 1979 abrieron el camino de la normalización democrática en España.

Este sábado España conmemora el aniversario número 42 de la celebración de las primeras elecciones municipales democráticas después de la dictadura encabezada por Francisco Franco, fallecido en 1975.

LEA TAMBIÉN:

Cinco prácticas del franquismo que prevalecen en España

Estos comicios municipales, que ocurrieron en 1979 tras el refrendo mayoritario del pueblo a la Constitución de 1978, abrieron el camino de la normalización democrática en España.

Esas elecciones fueron ganadas por la Unión de Centro Democrático (UCD), y en segundo lugar quedó el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que se impuso en ciudades importantes como fue Madrid, con Enrique Tierno Galván, Barcelona, con Narcís Serra, y  Sevilla, con Luis Uruñuela.

Bipartidismo en España

A raíz de ese ejercicio democrático, en España se configuró un panorama electoral que ha estado dominado por el bipartidismo, protagonizado por el PSOE y el derechista Partido Popular (PP).

El PSOE obtuvo la mayoría parlamentaria en los comicios de 1982, 1986, 1989, 2004 y 2008, mientras que el PP ganó en las elecciones de 1996, 2000, 2011 y 2015.

Cuando el PSOE o el PP no han conseguido la mayoría absoluta y no han tenido suficientes votos para gobernar solos, han buscado el respaldo de los partidos regionales en los territorios vascos, catalanes, gallegos y canarios.

La ley electoral ha favorecido el bipartidismo que otorga representantes en función de los habitantes en cada circunscripción.

Por tal motivo, en las circunscripciones más pequeñas hacen falta menos votos que en las grandes ciudades para conseguir un representante.

Por ejemplo, en Madrid, para lograr un diputado se necesitan 100.595 votos, mientras que en Soria sólo 26.105.

El bipartidismo, de acuerdo con sus defensores, aporta estabilidad política, puesto que la mayoría no requiere de negociar para poder gobernar y las crisis políticas son menos frecuentes.

El bipartidismo en entredicho

Sin embargo, la crisis económica que apareció en 2008 generó el surgimiento de nuevas opciones políticas que han puesto en entredicho el bipartidismo.

En años recientes, las formaciones políticas de Unidas Podemos, dirigida por Pablo Iglesias, y Ciudadanos, entre otras, han ganado votos en las elecciones parlamentarias.

Tanto el PSOE, como el PP, han tenido que negociar con esas y otros colectivos políticos con la finalidad de conformar un gobierno.

En un artículo publicado en el sitio blogs.elpais.com, el politólogo e historiador José María Pérez Medina sostiene que a partir de las elecciones de 2015 cambió el sistema de partidos políticos que dominaba el escenario en España.

La suma de los votos recibidos por los dos principales partidos, PP y PSOE, pasó de 17.870.000 a 12.780.000 votos. Esto supuso pasar del 72.45 por ciento al 50.25 por ciento de los votos válidos emitidos, recordó.

“El sistema, tradicionalmente bipartidista imperfecto pasó a ser pluripartidista, con cuatro fuerzas implantadas en todo el territorio”, anotó el analista, que remarcó que esa es ahora la característica del sistema político español.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.