• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La Defensoría del Pueblo informó que han fallecido 18 personas en todo el país durante la violencia de los últimos 26 días.

La Defensoría del Pueblo informó que han fallecido 18 personas en todo el país durante la violencia de los últimos 26 días. | Foto: Reuters

Publicado 16 noviembre 2019



El designado de la ONU se reunirá con actores políticos y sociales para buscar la pacificación del país y convocar a nuevas elecciones.

El enviado de la Organización de Naciones Unidas (ONU) a Bolivia, Jean Arnault, afirmó este sábado que el secretario general, Antonio Guterres, ha "expresado su preocupación" con la situación del país y especialmente en lo que respecta a la violencia.

Después de sostener una reunión en el Palacio Quemado de La Paz, con la senadora Jeanine Áñez, el embajador de la ONU manifestó a los medios de comunicación que su propósito en los siguientes días será "dialogar con los actores políticos, sociales y la sociedad civil" para que se priorice la protección a la vida ante cualquier circunstancia.

Asimismo, Arnault señaló "la importancia de una solución pacífica de la crisis" con celeridad y establecer una fecha para "las elecciones libres, transparentes e inclusivas" en el país andino.
 

La Defensoría del Pueblo de Bolivia informó que durante los 26 días de crisis se han reportado 18 muertos. También evidenciaron graves actos de violencia traducidos en la afectación a la integridad de más de 542 personas, 14 de éstas en el contexto de la represión de la Policía Nacional Boliviana y las Fuerzas Armadas (FFAA).

Solo en la región de Cochabamba fueron asesinadas nueve personas y 115 resultaron heridas en una gran marcha de cocaleros que reclamaba el regreso del presidente Evo Morales.

El pasado 20 de octubre se realizó un proceso electoral en Bolivia, donde participaron más de 300 observadores internacionales de países y organizaciones multilaterales. También contó con una masiva asistencia del pueblo a las urnas, con más del 88 por ciento del padrón electoral, siendo una de los comicios con menor abstención de la región y del mundo.

El Estado Plurinacional de Bolivia atraviesa una grave crisis política y social derivada del golpe de Estado, consumado el 10 de noviembre, y ejecutado por factores de derecha, nacionales e internacionales, quienes forzaron la renuncia del presidente, Evo Morales. 

El plan golpista se fraguó desde días antes del proceso electoral con el objetivo de desconocer los resultados, los cuales dieron la victoria en primera vuelta a Morales, con más del 47 por ciento de los votos del electorado. 

Además, el golpe de Estado se consumó con la ola de violencia promovida por los dirigentes opositores Juan Fernando Camacho y Carlos Mesa, contra la población indígena, campesina y funcionarios gubernamentales. El objetivo era forzar la renuncia del Ejecutivo y establecer un Gobierno de facto, que es presidido por Jeanine Áñez, quien se autoproclamó "presidenta provisional" sin contar con el aval constitucional.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.