• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Es importante garantizar que los lugares que venden carnes cumplan con las normas sanitarias establecidas.

Es importante garantizar que los lugares que venden carnes cumplan con las normas sanitarias establecidas. | Foto: teleSUR

Publicado 8 julio 2020


Blogs



Organizaciones alertan que, en los últimos años, hay un alza de enfermedades zoonóticas por la degradación ambiental.

De acuerdo con un reciente informe del Instituto Internacional de Investigaciones Pecuarias (ILRI) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), la Covid-19 es una de las enfermedades emergentes causadas por la creciente transmisión de virus de huéspedes animales a la población humana, por lo que se deben implementar medidas para evitar más casos a futuro.

LEA TAMBIÉN:

¿Cómo impacta la Covid-19 en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

En este sentido, explican que, en los últimos años, ha existido una tendencia al alza en las enfermedades zoonóticas impulsada “por la degradación del medio ambiente natural a causa la explotación de los suelos y la vida silvestre, la extracción de recursos, el cambio climático y otros factores”.

Ante este escenario, el estudio del ILRI y el Pnuma identifican siete tendencias que “impulsan la creciente aparición de las zoonosis”, entre estas desatacan “la mayor demanda de proteína animal, el aumento de la agricultura intensiva e insostenible, la explotación de la vida silvestre y la crisis climática”.

Al respecto, la directora ejecutiva del Pnuma, Inger Andersen, refiere que la ciencia ha dejado claro que, de continuar explotando la vida silvestre y destruyendo nuestros ecosistemas, en los próximos años veremos un “flujo constante de enfermedades" que se transmiten de los animales a los humanos.

“Las pandemias son devastadoras para nuestras vidas y nuestras economías, y como hemos visto en los últimos meses, quienes más sufren son los más pobres y vulnerables. Para evitar futuros brotes, debemos proteger el medio ambiente de forma más decidida", advirtió Andersen.

En este contexto, ambas organizaciones internacionales advierten que podrían surgir nuevos brotes de enfermedades zoonóticas a menos que los Gobiernos tomen medidas decisivas para prevenirlos, y por tanto, proponen una serie de recomendaciones que puedan evitar nuevas pandemias.

Recomendaciones

El informe “Prevenir la próxima pandemia: Zoonosis y cómo romper la cadena de transmisión” identifica una serie de pasos prácticos que los Gobiernos pueden tomar en aras de evitar futuros brotes zoonóticos.

En este sentido, sobre las enfermedades emergentes, señalan que se necesitan inversiones de salud ambiental para garantizar que los "eventos de emergencia" no se convierten en epidemias a gran escala, o pandemias.

De acuerdo con estimaciones del Banco Mundial, el presupuesto anual de 3.400 millones de dólares en sistemas de sanidad animal en todo el mundo, puede “evitar las pérdidas ocasionadas por el retraso o la inadecuada respuesta a las zoonosis”.

Por otra parte, sugieren aprovechar las innovaciones y las nuevas tecnologías, pues las inversiones adicionales que se hagan en este sector, particularmente, en biotecnologías y tecnologías de la información, podrían estimular la innovación en la vigilancia, la respuesta rápida y el control de las enfermedades.

Además, permitiría mejorar en materia de bioseguridad para “detectar, prevenir y controlar los brotes de enfermedades zoonóticas y para poner en práctica respuestas de emergencia rápidas y adecuadas. Entre ellas figuran las medidas preventivas destinadas a reducir el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas”.

“Para reducir los riesgos de futuras enfermedades zoonóticas, la carne de origen tanto silvestre como domesticado, y los lugares en que se vende la carne, deben estar sujetos a normas sanitarias igualmente estrictas”, refiere el informe.

Asimismo, proponen aumentar las inversiones en enfoques interdisciplinarios, incluida la perspectiva de la iniciativa "Una sola salud", que contribuirá al fortalecimiento de la integración de las consideraciones ambientales en la colaboración tripartita de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.