• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El bombardeo por parte del Ejército colombiano de un presunto campamento resultó en el asesinato de varios niños, lo cual motivó exigencias de justicia por parte de la sociedad civil.

El bombardeo por parte del Ejército colombiano de un presunto campamento resultó en el asesinato de varios niños, lo cual motivó exigencias de justicia por parte de la sociedad civil. | Foto: Indepaz

Publicado 13 marzo 2021


Blogs



Una de las menores de edad fallecidas durante el bombardeo al Guaviare estaba fuera de casa por no tener internet.

El bombardeo del Ejército colombiano a un presunto campamento guerrillero en el Guaviare esta semana ha sido denunciado por haber provocado la muerte de varios menores de edad, alguno de los cuales sin ninguna relación con la actividad insurgente, como fue la versión inicial del Gobierno colombiano.

LEA TAMBIÉN: 

Confirman presencia de menores en bombardeo del Ejército colombiano

El pasado viernes, Jhon Albert Montilla denunció que una de las personas muertas bajo las bombas del Ejército colombiano fue su hija Danna Lizeth de 16 años, con este testimonio se alimenta la denuncia que explica la presencia de menores en el lugar del bombardeo.

La autoridades dicen que indagan el caso y varias familias de la zona intentan establecer si allí estaban o no sus hijos, quienes de acuerdo a la versión gubernamental, habrían sido reclutados de "manera ilegal" por organizaciones consideradas por la Casa de Nariño como "criminales".

En el caso de Danna Lizeth, su padre la  vio con vida por última vez a mediados de diciembre de 2020, en la vereda de Puerto Cachicamo. De allí, Danna partió hacia donde sus abuelos y a comienzos de 2021 empezó a visitar a familiares con señal de internet, para poder estudiar.

Después de verificar las huellas dactilares de algunos cuerpos que llegaron el fin de semana anterior como presuntos guerrilleros, se comprobó que Danna Lizeth, de 16 años de edad, era una de las víctimas fatales del bombardeo militar, en el sitio conocido como Buenos Aires, en Calamar, Guaviare.

El padre de la víctima del bombardeo gubernamental aseguró que los habitantes de las veredas Nueva Colombia, Cachicamo y, en general, de los caseríos de Buenos Aires, en Guaviare, "tienen que enfrentar a diario las amenazas de reclutamiento forzado de menores por parte de grupos ilegales" y abundó al respecto: "es algo que se ha vuelto común, pero nunca pensé que le fuera a suceder a mi hija".

De igual manera precisó que los campesinos de la región son estigmatizados al señalarlos como colaboradores de las disidencias de las FARC, dirigidas por alias Gentil Duarte: "En realidad somos víctimas. Allá vivimos amenazados a toda hora, nos acusan de ser colaboradores de todo".

Y agregó que pedirán la intervención de la Defensoría del Pueblo para que se pronuncien sobre la forma como les dieron muerte, no solo a su hija, sino de los menores que se encontraban en el sitio conocido como Buenos Aires, en un contexto en el cual ministro de Defensa, Diego Molano, dijo que los fallecidos en la operación eran “máquinas de guerra”.

"Al ministro de Defensa se le convirtieron niños de 13, 14 y 16 años en máquinas de guerra, muy triste que un niño sea visto en esas condiciones (…) es muy triste que a los chicos los llamen así", manifestó Jhon Albert Montilla.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.