• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En The WikiLeaks Files: The World According to US Empire, se revelan acciones de la Casa Blanca contra los presidentes de Bolivia y Nicaragua, Evo Morales y Daniel Ortega, respectivamente.

En The WikiLeaks Files: The World According to US Empire, se revelan acciones de la Casa Blanca contra los presidentes de Bolivia y Nicaragua, Evo Morales y Daniel Ortega, respectivamente. | Foto: EFE

Publicado 2 octubre 2015

Wikileaks revela en su libro los ataques del Gobierno norteamericano contra Bolivia y Nicaragua. 

Alexander Main y Dan Beeton, del Centro para la Investigación Económica y Política, con sede en Washington, revelaron que Estados Unidos planea golpes de Estado y magnicidios en países de Latinoamérica. 

A través de una serie de documentos publicados en “The WikiLeaks Files: The World According to US Empire”, detallaron que el objetivo de Estados Unidos al sur del río Bravo es instaurar un sistema neoliberal por medio del ataque a los gobiernos democráticos. 

En el caso de Venezuela, Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia, Honduras, Ecuador, Nicaragua y Paraguay, los investigadores detallaron que “Estados Unidos buscaba revertir” los resultados de las elecciones que se vivieron desde 1997 hasta 2008.

Lea también: Assange: EE.UU. solo es imperio de bases militares y comercio

El libro señala que durante la presidencia de George W. Bush y parte del mandato de Barack Obama, Estados Unidos ha financiado y apoyado a nivel estratégico a grupos opositores en dichos países para buscar la salida antidemocrática de sus líderes. 

Los cables también revelan la naturaleza de los emisarios ideológicos estadounidenses de la Guerra Fría, que actualmente elaboran estrategias neocoloniales para Suramérica. Los autores del texto afirman también que los medios de comunicación corporativos son parte de la estrategia expansionista, destaca RT. 

Casos Bolivia y Nicaragua

Se refieren al caso de Bolivia, donde, según los cables, el presidente Evo Morales, mantuvo sus promesas electorales en materia de regulación de los mercados laborales, la nacionalización de los hidrocarburos y la cooperación con Hugo Chávez, lo que trajo como consecuencia la oposición por parte de la Casa Blanca. 

Ante esto, el embajador estadounidense David N. Greenlee impulsó medidas en contra de la gestión del mandatario, como vetar todos los préstamos multilaterales en dólares, posponer el plan de alivio de la deuda multilateral, desalentar la financiación de la Corporación del Desafío del Milenio (que pretende acabar con la pobreza extrema) y cortar el "apoyo material" a las fuerzas de seguridad bolivianas.

El mandatario boliviano decidió revocar el contrato de préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI), siendo una de las primeras medidas tomadas por Morales, lo que causó molestias en la Casa Blanca, que decidió incrementar su apoyo político y económico a la oposición de ese país. 

Según un correo datado en abril de 2007, la Cancillería de EE.UU. consideraba que la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) "debe fortalecer a los Gobiernos regionales como contrapeso al Gobierno central", reseña el portal web ruso. 

Lea también: Publican 7 mil páginas de nuevos correos de Hillary Clinton

EL DATO

El informe de 2007 de la USAID menciona unas 101 subvenciones por un total de 4.066.131 dólares "para ayudar a los Gobiernos departamentales a operar más estratégicamente y apoyar a grupos indígenas que, tiempo más tarde, pedían reféremdum revocatorio para Morales. 

Según Alexander Main y Dan Beeton, contrariamente a su postura oficial durante los acontecimientos de agosto y septiembre de 2008, el Departamento de Estado de EE.UU. tomó en serio la posibilidad de un golpe de Estado en Bolivia o del asesinato del presidente Evo Morales.

"El Comité de Acción de Emergencia junto (al Comando Sur de EE.UU) desarrolla un plan de respuesta inmediata en caso de una emergencia repentina, como un intento de golpe de Estado o la muerte del presidente Morales", dice el correo de la Embajada de EE.UU. en La Paz. 

Entretanto, el caso de Nicaragua, tras el triunfo de Daniel Ortega en 2007, la Embajada de EE.UU. en ese país lanzó un programa de apoyo intensivo al partido derechista de la oposición, Alianza Liberal Nicaragüense (ALN).

Lea también: Revelan tratos entre EE.UU. y cúpula indígena de Ecuador

En contexto 

Wikileaks, es una organización dedicada a divulgar cables que revelan actos irregulares y polémicos de los diferentes Gobiernos del mundo, a través del portal web homónimo. 
Debido a que sus principales denuncian apuntan al Gobierno de Estados Unidos, su creador Julian Assange fue señalado por cometer delitos informáticos y ha sido acusado de haber cometido abuso sexual, cargos que han sido vistos como intentos de Washington de buscar su extradición hacia ese país. 

Comentarios
1
Comentarios
Bolivia y Nicaragua, pueblos dignos y democráticos, tienen todo el respaldo del pueblo latinoamericano que ya no quiere muertes, terrorismo y saqueo de EEUU. Viva el Gigante Invicto
Nota sin comentarios populares.