• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Su superficie está escasamente poblada y posee el bosque tropical más extenso del mundo: la Amazonía.

Su superficie está escasamente poblada y posee el bosque tropical más extenso del mundo: la Amazonía. | Foto: Archivo

Publicado 28 octubre 2015

Es el estado con mayor cantidad de recursos estratégicos no explotados, es fronterizo con Brasil y Colombia y es la puerta a la zona geográfica más importante del planeta: la Amazonia.

El Gobierno venezolano aprobó este martes la ampliación del estado de excepción en el estado Amazonas al sur del país, colindante con Colombia y Brasil, en aras de combatir el paramilitarismo, el narcotráfico, el contrabando y otras actividades delictivas que se han detectado en la frontera colombo-venezolana gracias a la Operación para la Liberación del Pueblo (OLP). 

El municipio Atures, al noroeste de la entidad, fue nombrado por el mandatario Nicolás Maduro zona número 8 de seguridad fronteriza mediante el decreto 2.071, publicado en la Gaceta Oficial del viernes 23 de octubre.

De esta forma, Amazonas, estratégica por sus minerales y recursos energéticos como el oro y coltán, se suma a este régimen especial que ya fue decretado en los estados limítrofes Táchira (oeste), Zulia (noroeste) y Apure (suroeste) en aras de construir una nueva frontera de paz con el vecino país, “más justa y humana”, como lo dijo Maduro. 

¿Qué hay en la frontera de Amazonas?


Contrabando, narcotráfico y la explotación ilegal de las minas

El estado Amazonas se ubica al extremo sur de Venezuela y hasta ahora era el único paso con Colombia que permanecía abierto. Su superficie está escasamente poblada y posee el bosque tropical más extenso del mundo: la Amazonia.

Este territorio produce el tercio del oxígeno que respiramos y en él habitan innumerables especies de plantas y animales; es además un enorme depósito de oro, diamantes y coltán, un mineral estratégico utilizado en la fabricación de teléfonos móviles y dispositivos electrónicos portátiles.

El dato → De las 480 reservas de biósfera del mundo, dos se encuentran en Venezuela: la del Alto Orinoco-Casiquiare en el estado Amazonas y ahora la del Delta del Orinoco, en Delta Amacuro. La biodiversidad de Amazonas: la flora, la fauna y las poblaciones locales tienen un valor incalculable, supera con creces a  los recursos primarios como el petróleo. Posee 177 mil km2 de extensión territorial (casi el 20% del territorio nacional).

Los males que afectan a este estado desde hace décadas son la tala y quema indiscriminada, la minería ilegal, el tráfico y contrabando de gasolina, drogas, animales exóticos y madera, su selva y agua son también objeto del deseo de potencias mundiales.

A esto se suman las denuncias por corrupción a la gestión del gobernador de esa entidad Liborio Guarulla (opositor al presidente Maduro) que favorece a intereses contrarios al país. La declaración de emergencia y el cierre de la frontera están entendidos desde el Ejecutivo como una orden geopolítica y estratégica.

En agosto, la Operación de Liberación del Pueblo (OLP), mecanismo que activó el Ejecutivo para desarticular bandas delictivas, halló en Puerto Ayacucho productos de primera necesidad, gasolina y equipos tecnológicos que iban de contrabando hacia Colombia.

En el sector encontraron puertos y muelles clandestinos que servían para la extracción, así como sacos de cemento, motocicletas, repuestos de motos, plantas de equipos de sonidos y mini laptops, entre otro tipo de artículos.

Sólo en el mes de agosto, efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) confiscaron 49 kilos de coltán, mineral estratégico que contrabandistas pretendían extraer por la frontera fluvial que comparte Venezuela con Colombia. El precio de este mineral en el exterior es de 60 mil dólares.

También fueron incautados 26 mil litros de combustible de diferente octanaje, cinco toneladas de productos de la cesta básica, material de limpieza, productos de uso personal y 90 toneladas de cemento, informó el Comandante de la Región Estratégica de Desarrollo Integral (REDI) Guayana, G/D Marcelino Pérez Díaz.

Explotación ilegal del oro, Garimpeiros y Plan Caura

La minería ilegal en la zona constituye una de las principales amenazas contra los Yanomamis, un pueblo nómada que tiene varios siglos de existencia en el Amazonas.


El tema de la minería ilegal transversaliza una cantidad de problemas en el aspecto social, económico, ambiental y de seguridad, porque los agentes que se mueven dentro de esa actividad tienen que ver con redes y mafias dedicadas al contrabando de oro, diamante, combustible e incluso al tráfico de personas.

Los garimpeiros brasileños (buscadores de piedras preciosas) con el patrocinio de las mafias internacionales de Bélgica, Inglaterra, Holanda, Brasil, Colombia y Guyana han devastado ríos y la selva de la amazonia venezolana con motobombas de alto caballaje para horadar hidráulicamente la tierra y producir grandes cantidades de barro, con el fin de separar el oro.

De esta manera se remueven varios metros cúbicos de suelo para obtener algunos gramos de oro y a cambio quedan grandes fosas en el sitio donde antes existía vegetación. Estos daños podrían requerir hasta más de un siglo para ser revertidos. 

Mafias y trasnacionales se llevaban oro, diamantes y coltán del río Caura. Foto del 2010. (F/Scarlet Soto y REDI Guayana)

Esta explotación no tiene permisos de ningún tipo por parte del Gobierno venezolano. En 1992, un operativo de la Guardia Nacional logró expulsar del país alrededor de 500 mineros de una cifra superior a mil que estaban activos en las explotaciones ilegales.

La minería ilegal en los estados Bolívar y Amazonas, tiene entre 50 y 60 años, y se convirtió en un modo de vida de mucha gente en medio de la selva al creer que obtendrían una fortuna con la explotación ilegal del oro, pero este sistema los utiliza para que otros hagan negocios.

Desde finales de 2009, el Gobierno venezolano presidido en ese entonces por el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, instauró el Plan Nacional Caura para combatir la devastación ambiental. Sólo en ese año decomisaron más de 400 motobombas y se desmanteló un campamento de 800 personas en el cual operaban 14 burdeles. 


Cronología → Por una frontera de paz entre Venezuela y Colombia

Contexto:

La frontera colombo-venezolana se rige actualmente por las condiciones establecidas en el decreto de estado de excepción en municipios limítrofes de Táchira, Zulia y Apure, a raíz del ataque paramilitar contra tres efectivos militares y un civil venezolano, que generaron el cierre temporal de ésta a fin de detener movimientos ilegales en esos límites.

Tras la reunión sostenida el 2 de octubre entre el ministro para la Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López y su homólogo colombiano, Luis Carlos Villegas, se discutió la necesidad de tomar medidas a lo largo del Amazonas para combatir estos flagelos: el contrabando de extracción y de combustible, las desapariciones forzadas, ataques a la moneda venezolana y otros delitos que afectan severamente la economía y la tranquilidad de Venezuela.

Este martes la Asamblea Nacional del país suramericano aprobó extender la medida en Amazonas al municipio Atures. El Ejecutivo nombró como Autoridad Única de la zona de seguridad N° 8 al vice admirante, Juan Carlos Caraballo. 

Esto forma parte de los esfuerzos que lleva adelante el Gobierno para consolidar una zona limítrofe con Colombia libre de paramilitarismo y contrabando de extracción, ambos factores que se utilizaron como punta de lanza en la guerra económica de la ultraderecha nacional e internacional contra el pueblo y el Estado venezolano. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.