• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El paso fronterizo de Paraguachón fue cerrado hace más de quince días por las autoridades venezolanas como parte de las acciones para combatir el paramilitarismo y el contrabando en Venezuela.

El paso fronterizo de Paraguachón fue cerrado hace más de quince días por las autoridades venezolanas como parte de las acciones para combatir el paramilitarismo y el contrabando en Venezuela. | Foto: teleSUR

Publicado 25 septiembre 2015

teleSURtv.net continua en la Guajira para mostrar la realidad de esta zona, el fenómeno del contrabando afecta el desarrollo de la región, se ha convertido en un flagelo que es combatido por las autoridades venezolanas.
 

Contrabando entre Colombia y Venezuela

La Guajira es tierra  hermosa e indomable, de calor intenso, paisajes áridos y llanuras interminables. Pero también es tierra de contrabando de extracción, un flagelo contra el que las autoridades venezolanas vienen dando una dura batalla, no sólo a través de los procedimientos que han permitido numerosas confiscaciones de todo tipo de productos, sino con planes de desarrollo y atención social en toda la región.

"Aquí contrabandean todo, todo tiene un precio, cuando te digo todo, es todo, hasta la basura", le cuenta un oficial militar a www.telesurtv.net muy cerca de "La Raya", en el paso fronterizo de Paraguachón, actualmente cerrado del lado venezolano.

Nuestras indagaciones, andando por las calles de Paraguaipoa, bajo extremas temperaturas y un sol implacable, han confirmado lo que las grandes agencias de noticias no dicen: el contrabando de extracción es real y muy lucrativo.

Población de La Raya en la frontera colombo-venezolana

¿Qué y cómo contrabandean?.  En esta segunda entrega de Diarios de frontera, explicaremos lo que hemos recogido en el terreno; algunas de las formas y productos que se extraen ilegalmente hacia Colombia, y que han obligado a Venezuela a cerrar toda su frontera occidental para garantizar su seguridad alimentaria y defender su economía.

Gasolina

Venezuela vende la gasolina más barata del mundo.  Subsidiada en más del 70 por ciento por el Estado, un litro no cuesta ni un centavo de dólar estadounidense.

 En Colombia la realidad es otra. Ese país tiene petróleo, pero aún no lo refina, lo exporta y compra el producto terminado a precio internacional, por lo que para los llamados "pimpineros"  la gasolina venezolana resulta un negocio muy atractivo.

Mientras la tasa de cambio del Banco de la República de Colombia es de 250 pesos por cada bolívar, en la frontera, cada bolívar es cambiado a una tasa variable, siempre  en detrimento de  la economía venezolana.

La señora Martha, una wayúu colombo-venezolana, nos contaba que por cada bolívar en la frontera de Paraguachón, “te dan alrededor de cinco pesos”.

Y es así porque la ley colombiana lo permite.  Este es otro de los reclamos de Venezuela, que su moneda sea pagada en toda Colombia al precio que fija el Banco de la República, y que abre otro boquete al contrabando: el tráfico de billetes…pero de esto hablaremos más adelante.

El sistema de contrabando de combustible funciona así: un vehículo venezolano "tanquea" (llena el tanque) en una gasolinera, generalmente de Maracaibo, a precio subsidiado. Lo más común es que estos carros tengan una capacidad de más de cien litros, de manera que el conductor pueda vaciar suficiente combustible y en su tanque quede suficiente gasolina para regresar nuevamente a su destino.

Cuando llega al sitio de venta, que generalmente es en estrechas callejuelas de la población de Paraguaipoa, o en un caserío repleto de trochas llamado Los Filúos, una persona se encarga de vaciarle el tanque a través de mangueras. 

Lo que le pagan se calcula por "puntos" que son contenedores de 25 litros. Cada punto tiene un valor aproximado de 5 mil 400 bolívares. 

Pero si cada punto cruza la raya hacia Colombia, su precio puede hasta cuadruplicarse.

Antes del cierre de frontera, estos conductores repetían este proceso hasta tres veces al día. Y esto ocurría no sólo en el estado Zulia, sino en toda la línea fronteriza con Colombia.

“En Colombia una pipa (recipiente plástico con capacidad para 25 litros), está valiendo 60 mil bolívares”, afirma una dama cerca de la plaza de Paraguachón. “Bueno, eso si cruza", agrega.

Alimentos, productos de higiene y medicinas

Este tipo de contrabando es uno de los más graves y perjudiciales para el pueblo venezolano.  El Gobierno de este país tiene una red de abastecimiento de productos de la canasta básica a precios subsidiados, a través de las cadenas Mercal y PDVAL.

Incluso, el Estado venezolano provee de alimentos subsidiados a la población de la Alta Guajira colombiana, cuyas estadísticas de desnutrición y muerte infantil son elevadísimas.  Este programa se llama Pdval internacional, y sigue funcionando pese al decreto de cierre de los límites.

Además, la Ley de precios justos de Venezuela garantiza que los productos de higiene personal y otros rubros de la canasta básica, tengan un límite máximo de precio de venta al público. 

Lea aquí» La realidad de la Guajira colombo-venezolana

Por ejemplo, las medicinas para enfermedades crónicas como la diabetes o la hipertensión, también están regulados por el Estado.  Del otro lado de la raya, no. 

Para intentar sacar su mercancía, la mayoría de los contrabandistas usan grandes camiones, o tritones, como los llaman en la zona. Por eso veíamos al pequeño niño wayúu jugando con uno de estos vehículos en miniatura hecho de latón. 

Muchos habitantes de la zona, escogen ser bachaquero y/o contrabandista, como su opción de vida, por lo que representa en términos monetarios. Dinero fácil.

Billetes

La extracción de billetes venezolanos hacia la frontera tiene dos razones: para decolorar el papel moneda y falsificar dólares, que reingresan al país y venden de forma irregular, y para cambiarlos por pesos y luego por dólares.

En esta segunda modalidad nos detendremos un poco. ¿Cómo funciona? Como ya dijimos, un bolívar vale 250 pesos. Si el contrabandista cambia 100 bolívares, se lleva 22 mil 500 pesos, esto alcanza para comprar, a la tasa de cerca de 3 mil pesos por dólar, 7.5 billetes verdes estadounidenses.

Estos dólares son reintroducidos en Venezuela e inyectados al mercado negro.  Una vez que llegan a Venezuela, son nuevamente cambiados a bolívares, pero al precio ilegal de unos 600 bolívares por dólar...luego, el proceso vuelve a comenzar.

Basura y chatarra

En la población de Maicao, en Colombia, hay plantas procesadoras de desechos plásticos y de chatarra metálica que son llevados a Colombia por las trochas.

Personas

Desde que hace unos veinte días se decretó el cierre, funciona una ruta de autobuses tipo Yutong desde la raya, hasta el río El Limón.  El servicio es gratuito, y se presta para todos los venezolanos y ciudadanos wayúu que deseen entrar desde Colombia a Venezuela.

Pero del otro lado, hay personas que mediante el engaño, cobran pasajes para reintroducir por las trochas a venezolanos e indígenas wayúu, bajo la falsa bandera de que no los dejaran pasar.

Por cada traslado pueden cobrar hasta dos mil quinientos bolívares.

Métodos de traslado

Las trochas: son caminos rudimentarios hechos por los contrabandistas para que pasen personas y vehículos, incluso hay una modalidad exclusiva para las motos de las moscas.

Los portones: los portones son barreras improvisadas en los patios de las casas cercanas a la frontera, y por donde han construido trochas o mini trochas para que los contrabandistas hagan de las suyas.  Los que cobran, extienden cordones, cadenas o cualquier otro obstáculo entre dos palos.  Quien quiera pasar por "su territorio", debe pagar "vacuna".  Este peaje también se lo aplican a los camiones del contrabando.

 "Si no pagas portón, no pasas", escuchamos en la calle.

La tarifa puede llegar a cifras exhorbitantes.

Las moscas: son individuos a bordo de motocicletas, la mayoría de ellas con cascos que le cubren el rostro.  Su trabajo es alertar a los contrabandistas la proximidad de una patrulla del Ejército o de la Guardia Nacional.  Para llegar más rápido, usan las trochas, que comunican también entre los caseríos.

Incluso pudimos ver a "niños moscas", pequeños ubicados en las cabeceras de los puentes, dotados de celulares de altísima tecnología, que textean o llaman para alertar que las autoridades están pasando por una zona roja, donde almacenan las llamadas "caletas", depósitos de mercancía.

Chorizo: para trasladar las pipas de gasolina por los abundantes ríos y lagos de la región, lancheros amarran estos recipientes plásticos en filas de dos, cada par detrás de otro. Así los mueven vía fluvial.

Cierre fronterizo en la zona de Paraguachón, Venezuela.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.