• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Las declaraciones de Timerman se unen a las de otros líderes latinoamericanos que han denunciado las acciones desestabilizadoras de la derecha.

Las declaraciones de Timerman se unen a las de otros líderes latinoamericanos que han denunciado las acciones desestabilizadoras de la derecha. | Foto: EFE

Publicado 27 agosto 2015

El canciller argentino, Héctor Timerman, fue recibido en Brasilia por su homólogo Mauro Vieira, con quien comentó que en la actualidad "elementos de la derecha"  cuentan el "apoyo de sectores que han sido corridos del poder".

El ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de Argentina, Héctor Timerman, declaró este jueves en Brasilia (capital de Brasil) que aunque en los países de Suramérica "hay un grado de institucionalidad muy fuerte" existen "elementos de la derecha que intentan erosionar las instituciones democráticas". Indicó que "no son los tradicionales golpes (de Estado)". 

Timerman comentó que los opositores de derecha, que en su opinión manifiestan "a través de la difamación y campañas mediáticas", cuentan con el "apoyo de sectores que han sido corridos del poder".

Latinoamérica sigue siendo el objetivo de los golpes blandos

EN CONTEXTO 

A principios de este mes el presidente de Ecuador, Rafael Correa, denunció que una "nueva guerra fría" amenaza a los Gobiernos de izquierda de la región latinoamericana y "trata de aniquilarlos" con la ayuda de métodos de desestabilización política.

El mandatario ecuatoriano sostuvo que actualmente gobernantes de izquierda en Latinoamérica afrontan "guerra psicológica y económica", además de una nueva derecha articulada nacional e internacionalmente con grupos infiltrados por agencias extranjeras de inteligencia. 

Las gestiones latinoamericanas siguen bajo el acecho de las potencias que pretender reapoderarse, especialmente, de los recursos en Venezuela, Argentina, Brasil, Ecuador y El Salvador, naciones declaradas abiertamente antiimperialistas, defensoras de su soberanía y empeñadas en proteger los derechos de los pueblos por encima del capital.
El analista de política internacional, Jorge Kreynes, explicó que las acciones desestabilizadoras que se han presentado en la región suramericana son pruebas contundentes de que existe una política de golpes blandos bajo el mandato de Washington, para afectar a los gobiernos progresistas.

No dejes de leer: Nueva guerra fría amenaza a Gobiernos de izquierda en A. Latina


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.