• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Michel Temer ya tiene un plan de Gobierno denominado Un Puente para el Futuro.

Michel Temer ya tiene un plan de Gobierno denominado Un Puente para el Futuro. | Foto: Reuters

Publicado 26 abril 2016



La “necesaria política de desarrollo centrado en el sector privado” estaría dentro del plan de Gobierno de Temer bajo la excusa de lograr el equilibrio de las finanzas públicas y contener la inflación en el país. 

El vicepresidente brasileño Michel Temer afirmó este martes que está preparado para asumir la Presidencia de Brasil en el supuesto caso de que la mandataria Dilma Rousseff sea separada de su cargo a través del juicio político, tal como vaticinan sectores de la ultraderecha.

Para el abanderado del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB) asumir la presidencia del país los primeros días de mayo ya parece un hecho. "Me encuentro en una situación muy difícil", expresó al referirse a la supuesta responsabilidad que se le aproxima. 

Dijo que hasta la fecha no puede discutir la formación de un eventual Gobierno, sin embargo, la prensa brasileña ha dado a conocer su plan denominado Un Puente para el Futuro con el que aspira aplicar una serie de cambios inspirados en paquetes neoliberales para acabar con todos los logros sociales de la administración de Rousseff. 

Aclaró que no tiene compromiso con nadie pese a que el plan económico que aplicaría de llegar al poder es dejar atrás el modelo de protección social usado desde 2003 por el Partido de los Trabajadores (PT).

De acuerdo con varios especialistas, el político de 65 años apunta a la privatización de Petrobras, aplicación nuevas metas fiscales, elevaría el nivel de desigualdad y propondría una ley que fije techos en el uso de los recursos públicos bajo la excusa de brindar mayores beneficios al país. 

Desde que salió a la luz pública el caso de corrupción en Petrobras, la oposición brasileña pretende vincular a la presidenta Dilma Rousseff y a los miembros del Partido de los Trabajadores para impedir que se mantengan al frente del Gobierno.

En ese contexto, el domingo 17 de abril la Cámara de Diputados de Brasil aprobó el pedido de juicio político contra Rousseff, con 367 votos a favor, 137 en contra, siete abstenciones y dos ausentes. 

El caso pasó a una comisión de 21 senadores, la mayoría de oposición, que tendrá 10 días de debates para escuchar los argumentos de la acusación y la defensa de la presidenta.

Concluidos los debates será votado el informe que elaborará el instructor de la comisión, el opositor Raimundo Lira del Partido del Movimiento Democrático Brasileño. En caso de ser aprobado y recomendar la apertura del juicio político contra Rousseff pasará al pleno del Senado.

Sin  embargo, Rousseff ha reiterado que tiene la conciencia tranquila porque no cometió ningún acto ilícito que justifique el juicio político en su contra. Mientras eso ocurre, Temer se ha dedicado a dibujar un un escenario político a su favor frente a una eventual salida de la dignataria del poder. 

MIchel Termer y su plan de Gobierno neoliberal para Brasil

 

 

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.