• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Ley fue aprobada con 68 votos a favor y 32 en contra.

Ley fue aprobada con 68 votos a favor y 32 en contra. | Foto: EFE

Publicado 29 junio 2016

Esta acción conlleva a la creación de una junta que supervise las finanzas de la isla, por lo que el organismo tiene poderes especiales para llevar a cabo un plan de ajuste del gasto público y subir los impuestos, entre otros. 

El Senado de los Estados Unidos (EE.UU.) aprobó en una votación de prueba una ley para la creación de una junta federal de control fiscal que sobrepasa la potestad del Gobierno de Puerto Rico, para implementar una "reestructura" de la deuda pública de este Estado. 

Dos días antes de que la isla incumpla con un pago de 2 mil millones de dólares, la medida fue aprobada con 68 votos a favor y 32 en contra. 

>> Sanders pide a EE.UU. no aprobar ley sobre deuda de Puerto Rico

La ley que es respaldada por la Casa Blanca está ahora pendiente de su votación definitiva por el Senado en pleno antes del 1° de julio, cuando vence un tramo de la deuda. 

Esta acción conlleva a la creación de una junta que supervise las finanzas de la isla, por lo que el organismo tiene poderes especiales para llevar a cabo un plan de ajuste del gasto público y subir los impuestos, entre otros. 

>> Puerto Rico anuncia impago de 422 millones de dólares

La ley "Promesa", como ha sido llamada, fue valorada luego que los diputados afirmaran que era necesaria para evitar "un caos financiero y humanitorio en la isla".

Puntos que contempla, según la agencia Associated Press: 

Junta de control: Un equipo de siete integrantes nombrados por el Congreso y el presidente ayudará a Puerto Rico a poner en orden sus finanzas. El gobierno del territorio estadounidense tendría que crear un plan fiscal y presentar presupuestas a la junta. En algunos casos, la junta podría desautorizar al gobierno puertorriqueño.

Planes fiscales: La junta y el gobierno puertorriqueño desarrollarían planes encaminados a alcanzar la responsabilidad fiscal y, en un momento dado, acceso a los mercados. A través de planes fiscales, la junta tendría que idear cómo mantener los derechos de los acreedores y también compensar el déficit de las pensiones. La isla ha dejado de aportar más de 40 mil millones de dólares al fondo público de jubilaciones.

Reestructuración de la deuda: Puerto Rico no podrá acogerse a la ley federal de bancarrota. Las municipalidades y empresas de servicios públicos que están en EE.UU. sí pueden declararse en quiebra, pero no así las que están en la isla. La iniciativa de ley no dará plena autoridad a la isla para declararse en quiebra, pero da a la junta de control autoridad supervisora sobre negociaciones con acreedores y las cortes para reducir parte de la deuda.

Salario mínimo: Se le autorizaría a Puerto Rico reducir temporalmente los requerimientos del salario mínimo federal para algunos empleados jóvenes.

En contexto 

Puerto Rico afronta una deuda pública de 70 mil millones de dólares que las propias autoridades del Estado Libre Asociado de EE.UU. consideran "impagable".

El secretario del Tesoro estadounidense, Jacob Lew, fue el martes al Congreso a fin de persuadir a algunos demócratas que se quejaban que la junta supervisora tendría una autoridad excesiva.

Los demócratas también se opusieron a la cláusula con la que el gobierno de la isla podrá reducirle el salario a algunos trabajadores jóvenes.

La Cámara de Representantes está en receso hasta el 5 de julio, por lo que el Senado tendrá que aprobar la propuesta para que pueda llegar al escritorio del presidente antes de plazo del viernes.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.