• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Peskov reiteró que Moscú no fue la impulsora de estas medidas restrictivas.

Peskov reiteró que Moscú no fue la impulsora de estas medidas restrictivas. | Foto: Ria Novosti

Publicado 22 junio 2015

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, ordenó que se prepare una petición para prorrogar por seis meses el embargo a los productos alimenticios europeos. 

El portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, expresó este lunes que Moscú considera ilegal e infundada la decisión de la Unión Europea (UE) de ampliar seis meses más las sanciones contra Rusia por las crisis ucraniana, y ante esa medida responderá de la misma manera. 

La UE extendió por seis meses (hasta el 31 de enero de 2016) las sanciones contra Rusia bajo la justificación de que el Kremlin interviene en el conflicto ucraniano, un argumento desmentido por Moscú en reiteradas ocasiones. 

“Rusia, naturalmente, considera estas sanciones infundadas e ilegales, y nosotros nunca hemos sido instigadores de medidas de castigo”, indicó en declaraciones a la prensa. 

Según Peskov, este tipo de práctica "perjudica los intereses tanto de los agentes económicos en la nación euroasiática, como de los contribuyentes de los países europeos".

Por ello, afirmó que Moscú “actuará en consecuencia”, en lo relacionado con la extensión de las medidas que prohíben las importaciones de productos perecederos europeos. “El principio de reciprocidad es la base de nuestro enfoque en el intercambio de sanciones“.

Estas sanciones de la UE, que expiraban a finales de julio, afectan a importantes sectores de la economía rusa, entre ellos el financiero y el de los hidrocarburos.
Las medidas tienen como objetivo obstaculizar las importaciones rusas y el acceso de los bancos de ese país a los mercados de capital europeo. Sin embargo, sus efectos económicos se han sentido no sólo en el país euroasiático, sino también en la UE.

De acuerdo con Peskov, Rusia no inició esta política de sanciones y tampoco cree que surta efectos en la crisis ucraniana.

A su vez, el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, ordenó a su Gobierno que prepare una petición a nombre del presidente del país, Vladímir Putin, para prorrogar por seis meses el embargo a los productos alimenticios europeos, en respuesta a la medida de la UE. 

También ordenó que se redacte un decreto gubernamental que establezca las categorías de productos y contratos de comercio exterior a los que se aplicarán las sanciones rusas. 

En tanto, el Ministerio de Asuntos Exteriores mostró una profunda decepción con la decisión oficializada por el Consejo de ministros de Exteriores de la UE, y atribuyó la medida a las acciones del lobby rusófobo en el seno del bloque comunitario. 

En Bruselas silencian de forma intencionada que las sanciones contra Rusia garantizan la pérdida de cientos de miles o incluso millones de puestos de trabajo europeos, indicó en un comunicado la Cancillería rusa. 

En contexto
El pasado viernes la UE decidió prolongar por uno año más las sanciones contra la península de Crimea. Esta decisión giró en torno a la negativa de la UE a reconocer la reunificación de Crimea con Rusia.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.