• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, participa en una rueda de prensa conjunta con su homólogo mexicano, mexicano, Enrique Peña Nieto.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, participa en una rueda de prensa conjunta con su homólogo mexicano, mexicano, Enrique Peña Nieto. | Foto: EFE

Publicado 27 mayo 2015

Una investigación a ejecutivos de alto nivel de la FIFA es muy importante, dijo la Presidenta durante su visita oficial a México.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dijo este miércoles que se debe investigar todas las Copas del Mundo organizadas por la FIFA, tras la detención de altos funcionarios de este organismo en Suiza por corrupción.

"Pienso que se tiene que investigar. Investigar todas las copas, todas las actividades", dijo la presidenta de Brasil durante un encuentro con periodistas en su visita de Estado a México.

"Creo que esto beneficiará a Brasil y creo que si usted tiene que investigar, hay que investigar todos los Mundiales, todas las actividades", señaló Rousseff.

Las autoridades suizas detuvieron este miércoles en Zúrich a varios altos cargos de la FIFA y se disponen a extraditarlos a EE.UU. bajo cargos de corrupción. Entre los delitos de los que se les acusa figuran el fraude electrónico, el blanqueo de dinero y la extorsión.

EN FOTOS → Así fue la detención de los directivos de la FIFA en Suiza

¡Tarjeta roja a la FIFA!

Fiscales estadounidenses afirmaron este miércoles que el arresto de catorce altos dirigentes de la FIFA por corrupción constituyen una verdadera "Copa del Mundo del fraude".
En conferencia de prensa, el jefe de la sección de investigaciones criminales de la Dirección Impositiva (IRS) estadounidense, Richard Webber,  señaló que esta ha sido la Copa del Mundo del fraude. “Hoy les estamos mostrando la tarjeta roja" de expulsión a esos dirigentes.

¿Apoyas la detención de los directivos de la FIFA acusados de corrupción?

Nueve miembros de la FIFA y cinco ejecutivos de marketing deportivo fueron imputados por corrupción, estafa y blanqueo de dinero, procedimientos a través de los cuales recibieron millones de dólares desde 1991. Las detenciones se realizaron a petición del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, que presentó cargos en el Distrito Este de Nueva York, con sede en Brooklyn.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.