• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La organización médica condenó el hecho ocurrido en el único hospital que estaba operando en la ciudad.

La organización médica condenó el hecho ocurrido en el único hospital que estaba operando en la ciudad. | Foto: EFE

Publicado 9 octubre 2015

La organización Médicos Sin Fronteras alerta que aún permanecen en paradero desconocido nueve pacientes y 24 trabajadores del centro de salud tras el ataque de fuerzas de EE.UU.

La organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) denunció este viernes que aún permanecen desaparecidas 33 personas a causa del bombardeo aéreo que ejecutaron fuerzas estadounidenses en la ciudad norteña afgana de Kunduz.

Esta ONG detalló que nueve pacientes y 24 empleados continúan desaparecidos.

El ataque perpetrado por los militares norteamericanos dejó el saldo de 22 personas muertas y otras 35 heridas. No obstante, con la desaparición de estas personas la cifra podría ser mayor.

 

Lea aquí→ Piden investigación internacional por ataque a hospital afgano

En el centro hospitalario se encontraban al menos 105 pacientes y 80 miembros del personal, afganos y extranjeros, al momento del bombardeo.  

MSF dijo que el ataque a su hospital continuó durante 30 minutos después de que los funcionarios estadounidenses y afganos hubieran sido informados de que lo que estaban bombardeando era un centro médico. 

Aunque el presidente norteamericano, Barack Obama, ofreció disculpas por el hecho, la organización humanitaria consideró insuficiente el mensaje del mandatario.

Las investigaciones de este caso son llevadas a cabo por el mismo país norteamericano, algo que ha sido criticado por la comunidad internacional por considerarse que la pesquisa podría no ser transparente.

El alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Zeid Ra'ad Al Hussein, señaló que el bombardeo contra una instalación médica "no tiene excusa" alguna y es posiblemente una acción criminal.

Pidió una completa y transparente investigación del hecho y, además, afirmó que si se "considera que debe ir a una corte de justicia, un bombardeo a un hospital puede ser considerado como crimen de guerra". 

 

Contexto

El ataque registrado el sábado contra el hospital de la ciudad Kunduz dejó 22 víctimas fatales y decenas de heridos. El secretario general de MSF, Christopher Stokes, mostró su rechazo por los intentos del Gobierno de Afganistán de justificar el suceso.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), bajo la cual opera la coalición militar encabezada por Estados Unidos en Afganistán, emitió un comunicado el domingo en el cual informó que fuerzas estadounidenses bombardearon a "insurgentes que estaban disparando directamente contra miembros del servicio estadounidense" en Kunduz.

Se trató del ataque de un avión tipo AC-130 contra el hospital especializado en traumatología más importante del norte del país y el único centro de salud que había quedado operativo dentro de Kunduz desde el inicio de la última ofensiva talibán contra esa ciudad. 

MSF dio cuenta de una serie de lanzamientos de bombas contra el edificio principal, un objetivo que parecía estar claramente fijado porque los edificios vecinos no sufrieron daños. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.