• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los padres de Ayotzinapa realizaron una acción de protesta en las casetas de cobro de la autopista Cuernavaca rumbo a la capital.

Los padres de Ayotzinapa realizaron una acción de protesta en las casetas de cobro de la autopista Cuernavaca rumbo a la capital. | Foto: jornada.unam.mx

Publicado 25 diciembre 2016

"No nos vamos a rendir hasta saber la verdad", afirmó uno de los padres de los normalistas que este lunes cumplen 27 meses desaparecidos.

Los familiares de los 43 desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa realizaron la Caravana por la Memoria y la Esperanza desde Iguala (estado Guerrero) hasta la Ciudad de México.

La caravana inició el 20 de diciembre y recorrió Iguala, Taxco, Cuernavaca, Tepoztlán, hasta finalizar este 25 de diciembre en Ciudad de México. En la víspera de Navidad los familiares de los 43 fueron a una misa para pedir por la aparición con vida de los jóvenes.

"El movimiento de Ayotzinapa nunca se cansó, el que se cansó fue Jesús Murillo Karam (ex procurador General de la República)", expresó  Cristina Bautista, madre de Benjamín Ascencio Bautista, estudiante de 20 años de edad que desapareció junto a sus compañeros de Ayotzinapa hace 27 meses en Guerrero (sur mexicano).

"No nos vamos a rendir hasta saber la verdad… Tenemos la esperanza de encontrar a nuestros hijos, que los vamos a tener de regreso en casa", aseguró Bautista.

Epifanio Álvarez, padre del normalista Jorge Álvarez Nava, destacó: "A 27 meses de la desaparición de nuestros hijos aquí estamos, no nos vamos a rendir. Desde aquí le decimos al presidente Enrique Peña Nieto que ya nos entregue a nuestros hijos; si nuestros hijos deben algo que se les investigue, pero llevamos tres navidades sin ellos".

Para este lunes el movimiento de los padres de los normalistas desaparecidos harán una peregrinación de la Glorieta de Peralvillo a la Basílica de Guadalupe.

Los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecieron el 26 de septiembre de 2014, luego de ser agredidos por la policía de Iguala, estado Guerrero, quienes presuntamente los entregaron a un grupo criminal, el cual asesinó a los jóvenes. Los padres no aceptan esta tesis del gobierno y exigen que continúen las investigaciones.
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.