• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Obama destacó que las diferencias entre Washington y Bruselas en la negociación se "siguen reduciendo".

Obama destacó que las diferencias entre Washington y Bruselas en la negociación se "siguen reduciendo". | Foto: EFE

Publicado 24 abril 2016

Desde Alemania, Barack Obama destacó que aunque espera que el acuerdo se alcance antes de final de año, la ratificación no se hará sino hasta después de 2016.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, señaló este domingo que el tratado comercial entre su país y la Unión Europea podría cerrarse antes de que culmine su mandato este año.

Las negociaciones para el Tratado de Libre Comercio (TTIP) entre la nación norteamericana y el bloque regional están a punto de iniciar su décimo tercera ronda, y aun cuando Obama se mostró esperanzado en alcanzar un próximo acuerdo, reconoció que aun se deben eliminar diferencias entre las partes y trabas burocráticas.

"No anticipo que podamos completar la ratificación para final de año. Pero sí que anticipo que tengamos el acuerdo cerrado", dijo.

El mandatario ofreció estas declaraciones durante una rueda de prensa posterior a su reunión con la canciller alemana Angela Merkel en Hannover, en la cual abordaron cuestiones como el acuerdo comercial entre su país y la UE, la situación en Siria y Libia, el conflicto de Ucrania, las diferencias con Rusia y la crisis europea para la acogida de refugiados.

>>Los nuevos tratados de libre comercio que impulsa EE.UU.

Obama reiteró su intención de firmar una Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones y destacó que las diferencias entre Washington y Bruselas en la negociación se "siguen reduciendo".

El presidente estadounidense aseguró que el comercio exterior trae beneficios a la población y que los tratados comerciales, indiscutiblemente, han hecho a las economías de EE.UU. y Alemania más fuertes y, a sus empresas, más competitivas.

Merkel, por su parte, destacó que un acuerdo comercial entre EEUU y la UE sería "una ayuda absoluta" para el crecimiento en Europa.

Tanto Obama como Merkel están próximos a entregar sus jefaturas de Gobierno, por lo que consideran el tratado como una deseable herencia que relanzaría el peso de la relación trasatlántica en la economía global.

Manifestaciones contra el TTIP

Durante la visita de Obama a Alemania, unas 50 mil personas manifestaron en contra del TTIP.

A pesar de que los impulsores del tratado comercial asegura que propiciaría un crecimiento económico multilateral, los manifestantes temen que la iniciativa aumente el poder de las grandes corporaciones y dificulte que los Estados puedan regular los mercados en función de intereses comunes.

Alrededor de ocho protestas fueron convocadas para este sábado y domingo por una treintena de organizaciones como Oxfam y Attac al sindicato alemán Ver.di, y cuenta con el respaldo de La Izquierda, Los Verdes y el Partido Pirata.

En contexto
El Tratado Transatlántico de Comercio e inversión (TTIP, por su sigla en inglés) es una ofensa contra los mercados locales, y muchos tratados de este tipo están siendo negociados en todo el mundo a espaldas y en contra de los intereses de la ciudadanía.
Una encuesta difundida por la fundación Bertelsmann señala que el 33 por ciento de los alemanes no desea el TTIP, frente al 17 por ciento que lo considera algo positivo, mientras que hace dos años el respaldo al acuerdo era del 55 por ciento y el rechazo, del 25 por ciento.
La mitad de los alemanes cree que el acuerdo conllevará recortes de los estándares de calidad de los productos, una caída del sistema de protección al consumidor y peores condiciones de empleo.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.