• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 8 octubre 2014

Todavía se desconoce el paradero de los 43 estudiantes mexicanos desaparecidos desde septiembre, por lo cual este miércoles continúan las marchas y protestas para exigir su regreso con vida. Autoridades locales están vinculadas con el crimen.

Miles de personas participarán este miércoles en una movilización internacional para exigir la aparición con vida de los 43 estudiantes mexicanos desaparecidos en la ciudad de Iguala, estado Guerrero (sur), desde el pasado 26 de septiembre tras la brutal arremetida de la policía municipal.

En México se hará una marcha que partirá desde el Ángel de la Independencia con rumbo a la plaza de la Constitución de la Ciudad de México, conocida como El Zócalo. También se llevarán a cabo acciones en otros estados mexicanos y en otros países, como Estados Unidos e Inglaterra.

En contexto

Los estudiantes de la Escuela Normal "Raúl Isidro Burgos" de Ayotzinapa desaparecieron en el estado sureño de Guerrero el pasado 26 de septiembre, cuando protestaban contra la discriminación que sufren en la repartición de plazas en favor de escuelas urbanas por parte del gobierno de esa entidad.

Durante la manifestación, policías municipales de la ciudad de Iguala arremetieron contra los estudiantes, incluso disparando a los autobuses donde se trasladaban, hecho que dejó a seis personas muertas (una con signos de tortura) y 17 heridas, además de 58 estudiantes desaparecidos, de los cuales 15 aparecieron, uno de ellos muerto. Hasta la fecha ningún ente municipal, estatal o federal ha dado cuenta de su paradero.

Reconstrucción de los hechos:

Autoridades locales vinculadas

Un informe del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) indica que el alcalde de Iguala, José Luis Abarca, ordenó frenar a los estudiantes normalistas, que tenían planeado dirigirse al informe de labores de su esposa, María de los Ángeles Pineda, como presidenta del Desarrollo Integral de la Familia (DIF) estatal.

El alcalde, señaló el documento, instruyó al director de Seguridad Pública de Iguala, Felipe Flores Velázquez, para que no permitiera que los estudiantes llegaran al evento, lo que derivó en los ataques ocurridos el 26 de septiembre, que dejaron seis muertos y 43 estudiantes desaparecidos.

Este martes la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de la Montaña y Costa Chica de Guerrero-Policía Comunitaria (CRAC-PC) solicitó este martes la renuncia del gobernador del estado de Guerrero, Ángel Aguirre. 

Un total de 282 policías locales fueron detenidos preventivamente tras los hechos, pero sólo 22 fueron arrestados de forma definitiva como presuntos responsables de los ataques. 

Fosas clandestinas

Autoridades del Gobierno mexicano confirmaron el hallazgo de al menos 28 cadáveres en fosas clandestinas situadas en el municipio Iguala. Las autoridades tienen considerables sospechas de que algunos de los cadáveres podrían ser de los 43 estudiantes desaparecidos.

El fiscal del estado de Guerrero, Iñaky Blanco, afirmó que las investigaciones en el caso de los normalistas desaparecidos revelaron que policías de Iguala entregaron a 17 de los estudiantes al grupo delictivo Guerreros Unidos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.