• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La Policía Federal asumirá la seguridad de Iguala. (Foto: EFE)

La Policía Federal asumirá la seguridad de Iguala. (Foto: EFE)

Publicado 6 octubre 2014

La Policía Federal a través de la división de Gendarmería se encargará a partir de este lunes de la seguridad en el municipio de Iguala (estado de Guerrero, sur de México), donde permanecen desaparecidos 43 estudiantes.

El Ejército mexicano desarmó este lunes a la policía de Iguala, tras la desaparición y posterior confesión de unos sicarios sobre el asesinato de 17 estudiantes que protestaban en esa localidad de Guerrero (sur).

Mediante una conferencia de prensa, el comisionado Nacional de Seguridad (CNS), Monte Alejandro Rubido García, informó que la Policía Federal a través de la división de Gendarmería se hará cargo a partir de este lunes de velar por el municipio.

Asimismo informó que se profundizarán las medidas e investigaciones para esclarecer el caso de los estudiantes desaparecidos tras una arremetida policial en Iguala. Así como también aseguró que incrementarán las acciones en materias de seguridad.

"Uno de los objetivos prioritarios de la participación del gobierno federal en este operativo es contribuir en la búsqueda y localización de los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa", precisó el funcionario.

Autoridades judiciales en México se encuentran investigando si los 28 cuerpos sin vida encontrados en una fosa clandestina corresponden a los estudiantes desaparecidos.

En contexto

Los estudiantes desaparecieron en el estado sureño de Guerrero el pasado viernes, cuando protestaban contra la discriminación que sufren en la repartición de plazas en favor de escuelas urbanas por parte del gobierno de esa entidad.

Durante la manifestación, policías municipales de la ciudad de Iguala arremetieron contra los estudiantes, incluso disparando los autobuses donde se trasladaban, hecho que dejó a seis personas muertas (una con signos de tortura) y 17 heridas, además de 58 estudiantes desaparecidos, de los cuales 15 aparecieron, uno de ellos muerto.

Un total de 282 policías locales fueron detenidos preventivamente tras los hechos, pero sólo 22 fueron arrestados de forma definitiva como presuntos responsables de los ataques. Asimismo, el alcalde de Iguala, José Abarca Velásquez, deberá separarse de su cargo por 30 días y también fue expulsado de su partido político.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.